En manos del senado (primera parte)

Aunque a los congresistas del Partido Demócrata les habría encantado invocar la Vigésimo Quinta Enmienda para darse el lujo de “botar” de la Casa Blanca al

MENÚ