RADIO NAYARIT EN VIVO

Desesperación de los Galván-Ponce: ¿80 millones para la campaña de Geraldine?

COMPARTE:

OPINIÓN

En el siempre agitado mundo de la política local, a menudo vemos maniobras y estrategias que nos dejan perplejos. Pero hay ocasiones en las que la sorpresa da paso a la indignación y a la pregunta de si realmente hay un límite para el oportunismo político y la falta de escrúpulos. El caso que nos ocupa es uno de esos momentos que deberían preocupar a todos los ciudadanos de Tepic.

El próximo viernes se llevará a cabo una discusión crucial en el Ayuntamiento de Tepic. En la agenda, una propuesta que ha levantado olas de descontento y cuestionamientos: un segundo intento de endeudar al municipio con hasta 80 millones de pesos, supuestamente para financiar la campaña de Geraldine Ponce en las elecciones de 2024. ¿Qué hace que esta propuesta sea particularmente sorprendente? La respuesta es simple: es un intento de reciclaje político, una maniobra que ya fue rechazada y que ahora se presenta bajo una nueva forma.

El dictamen original, fechado el 31 de agosto, parecía tener como objetivo encubrir sus verdaderas intenciones. Sin embargo, los ciudadanos no son tontos. Después de la reacción negativa inicial y las dudas que suscitó, parece que la familia Galván-Ponce no ha renunciado a su sueño de financiar una campaña a expensas del erario público.

Lo que es aún más desconcertante es que esta propuesta se presenta apenas unos días después de que el regidor Jaime Cervantes argumentara que el tema no se había “socializado” adecuadamente. Si bien suena como una excusa desgastada, tiene sentido. Después de todo, ¿cómo se puede justificar el endeudamiento de un municipio en tiempos de incertidumbre económica, en aras de financiar una campaña política?

Esperaríamos que los regidores que votaron a favor de retirar este dictamen del orden del día la última vez lo hagan de nuevo. El bienestar de Tepic y de sus ciudadanos debería estar por encima de las maquinaciones políticas y los intereses personales.

En resumen, la desesperación y la falta de escrúpulos exhibidas por los Galván-Ponce son una señal de alarma para todos los ciudadanos. Este episodio debería recordarnos la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas en la política local y, sobre todo, la necesidad de elegir líderes que pongan los intereses de la comunidad por encima de los propios. Estaremos atentos a lo que suceda el próximo viernes en el Ayuntamiento de Tepic, porque la ciudadanía merece respuestas y acciones que reflejen su bienestar, no los deseos de unos pocos.

ETIQUETAS:

ETIQUETAS: