Ezequiel Llamas Alvarado, líder cacique

Es una mentira que el costo del transporte público tenga 5 años sin ningún aumento; se conjugan las mañas de los transportistas con las desiciones insustentables del gobierno del estado

 
El secretario general de Nayarit, Juan Echeagaray Becerra, puntualizó que los transportistas tendrán que cumplir con ciertas condiciones para poder seguir operando.
 
Sin embargo, a lo largo de los años, los transportistas encabezados por el cacique Ezequiel Llamas Alvarado, han prometido decenas de mejoras al transporte sin cumplirlas a la fecha.
 
Al puro estilo de los sindicatos, Llamas Alvarado sometió al gobierno del estado encabezado por el Dr. Miguel Ángel Navarro Quintero, quien apenas el domingo dijo que no se autorizaría ningun aumento al transporte.
 
Los trasportistas amagaron con detener las unidades con el fin de paralizar la movilidad, en una ciudad donde puedes trasladarte en menos de una hora caminando a cualquier punto de la misma.
 
Ayer puntializaba que, a diferencia de este gobierno cuatroteísta, el ex gobernador Antonio Echevarría García no se sometió ante las amenazas directas de Ezequiel Llamas. Lo anterior llama la atención, ya que el gobernador actual no ha cedido a presiones sindicales socialmente mas perjudiciales. Mas allá de los “estudios” para la viabilidad del aumento, queda en el aire el cuestionamiento de lo “blando” que fue Navarro Quintero ante Llamas Alvarado.
 
Otro gobernador que no dejó que los transportistas lo doblaran fue Roberto Sandoval.
 
Cabe mencionar, que el secretario Juan Echeagaray comentó que desde hace 5 años no se aumentaba la tarifa del transporte público, sin embargo, el diputado Fugio Ortiz puntualizó que en el 2019 ya se había aumentado la tarifa, esto según información del portal NTV.
 
Además, el articulo 276 de la Ley de Movilidad del Estado de Nayarit, establece que todo aumento al transporte público tendrá que ser publicado en el diario oficial, sin embargo esto no se realizó, por lo que se podría catalogar el aumento de ilegal.
 
Claro que tendría que realizarse un aumento a la tarifa, sin embargo, las formas tan rupestres impuestas por Llamas Alvarado, no se tendrían que tolerar, y menos en un gobierno con tanto poder político como el que ahora se encuentra en el estado.
 
Se tendrá que poner atención si los transportistas cumplen con los requisitos que el gobierno del estado les condicionó. La historia dice que no será así.

TAGS:

TAGS: