Lecciones de Política: La Inmortalidad también es Política

Dice Milan Kundera en su novela “La Inmortalidad” que la cámara fotográfica es el nuevo ojo de Dios, porque todo queda registrado en ella y la imagen se vuelve inmortal, y nosotros con ella. Claro, la novela la escribió mucho antes de la llegada del internet y de las redes sociales, y es que ahora, en plena revolución científico técnica y en medio de la entrada al multiverso, el nuevo ojo de Dios ahora es internet. Entre la política 3.0 y la invasión de los bytes, los megabyts y gigabyte también en el mundo de la política se vive una peculiar inmortalidad nadie escapa al imperio de la Selfie, ni a la dictadura del posteo, que establece un poder anónimo sobre todo aquel que navegue y circunde por las redes sociales, incluida la clase política.

Y es que todo indica que en Nayarit no es la excepción. El riesgo de un mal manejo de la comunicación política al frente de un municipio, el incorrecto marketing político implementado desde un partido político, o el erróneo manejo en redes sociales de los equipos de regidores o diputados pueden ser fatales para el político ya que se convierten en deslices “inmortales”, cual torpedos directos, que acaban por destruir su propia imagen al quedar registrados sus errores en las redes sociales para siempre.  Esto les debe obligar a ser mas cautelosos o en tener una estrategia más efectiva para evitar abrirse frentes innecesarios ante los traspiés que puedan cometer (que generalmente son bastantes) en sus cuentas personales y publicas del mundo viralizado.

Basta recordar el excelente manejo en redes sociales que realizó el ex gobernador Ney González durante su sexenio, y el pésimo manejo de la imagen pública que llevó a cabo el ex gobernador Roberto Sandoval cometiendo errores garrafales cada que le daban el micrófono o lo exponían ante los medios de comunicación. Todo político deberá entender que las redes sociales ahora son el nuevo ojo de Dios que todo registra y que todo capta, y que cualquier comentario, foto, promesa de campaña, selfie, etc. una vez viralizada, quedará flotando por todo internet llegando a todos los cibernautas para después ser utilizada en su contra.

En la actualidad vivimos una etapa de estetización de la política, y de banalidad, donde todos los actores políticos, representantes populares, autoridades y servidores público quedan expuestos a sus propios errores y no miden las consecuencias de sus acciones ante el ojo de internet, y ante un público ávido de ver sacrificados en la nueva hoguera pública virtualizada, o de hacer valer su ciudadanía denunciando las incapacidades ilegalidades de sus gobernantes que encuentran en los posteos o imágenes que ellos mismos comparten. Ante esa condición las autoridades públicas municipales, las de Tepic, deberán hacer un gran esfuerzo para no caer seducidas por su propia imagen, ni terminar atrapadas en la fantasía de sus propias redes sociales.

A partir de ahora deberán tener claro que toda declaración hecha, toda obra pública anunciada, toda promesa de apoyo comunitario, todo informe que implique la llegada de recursos para proyectos estratégicos, así como toda selfie, posteo o comentario que exponga su forma banal de vivir, o su palabra como promesa incumplida, quedará inmortalizada en el nuevo ojo de dios, y deberán recordar que una vez que le dan click a su publicación, dejará de pertenecerles y pasará a ser propiedad de todos, con el riesgo de que al hacerlo estén cavando su propia tumba política.

TAGS:

TAGS:

MÁS NOTICIAS