“Sumar, no restar”: Ricardo Monreal

La fracción X del artículo 89 de nuestra Constitución establece los principios normativos de la política exterior, entre ellos, la no intervención, la autodeterminación de los pueblos, la solución pacífica de controversias y la cooperación internacional para el desarrollo. Además, la Carta de la Organización de las Naciones Unidas establece que “no se autorizará la intervención en los asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados”.

Las declaraciones del legislador republicano Ted Cruz en una sesión del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, hace unos días, cruzaron este principio. Por ello, en relación con este tema quisiera destacar varios aspectos:

El senador Cruz denostó el trabajo de las autoridades mexicanas en temas muy sensibles, como lo son la inseguridad y la violencia. Compartimos la consciencia y preocupación en torno de estos asuntos, la pacificación del país es una tarea pendiente, y sin duda nos perturba lo que está pasando en varios puntos del territorio nacional. Todos los órdenes y ramas del gobierno estamos trabajando para que esto no sea así, a pesar del saqueo de recursos de administraciones pasadas.

En este sentido, hemos emprendido una estrategia nueva para el combate de la delincuencia, basada en la atención a las raíz social de los conflictos: la pobreza. Es incluso un tema que hemos expuesto en varios foros internacionales, con muy buena recepción.

Sabemos que vivimos en un mundo globalizado y que los grandes problemas, como el cambio climático, la migración o la salud de las personas, requieren del intercambio y de la colaboración entre países. Justamente en estos años, México y Estados Unidos han construido una nueva arquitectura institucional en comercio y seguridad. Hemos definido planes para aterrizar los compromisos adquiridos en los diálogos bilaterales de alto nivel y, a diferencia de otras administraciones, tenemos una relación de corresponsabilidad que dará mejores resultados y puede ser más duradera.

Por otra parte, estamos en un proceso de transformación. Este cambio que empezamos en el año 2018 indudablemente afecta intereses. Esta es la explicación que encuentro —la pérdida de privilegios—, para la publicación de artículos o editoriales que sin fundamento ni evidencia atacan la realidad nacional y el trabajo que estamos haciendo.

La difusión de calumnias en medios de prestigio internacional tampoco ayuda, no suma. La importancia del diálogo como medio para resolver problemas y avanzar en los desacuerdos ha sido en mí una convicción permanente. La descalificación sin razones sólo fomenta la polarización y, ciertamente, no contribuye a mejorar las condiciones de bienestar de las mexicanas y los mexicanos.

Además de que el senador Cruz cruzó una línea de respeto a la política interna de otro país, sus palabras están definidas por su agenda personal. Desde las elecciones primarias de 2013, en las que venció en Texas a Rick Perry, el legislador ha hecho suyos los valores más conservadores de la política estadounidense, manifestándose en contra de cualquier reforma de carácter social, ya sea en migración, salud o educación.

Sus declaraciones suelen ser polémicas para demócratas y republicanos moderados. Es de los pocos legisladores que se ha mantenido fiel al expresidente Donald Trump, y aspira a más; cree inclusive que podría heredar las bases del otrora mandatario, que responden bien a este tipo de declaraciones. No olvidemos que el calendario electoral en Estados Unidos transcurre con rapidez.

Yo hago un llamado, primero, a la prudencia, a no exacerbar las diferencias, y también, como propuso el embajador de México en Estados Unidos, Esteban Moctezuma Barragán, a que el senador Cruz amplíe su mirada y se sume a la lucha contra el tráfico ilegal de armas y de personas, que tanto daño provoca en ambos lados de la frontera; esto deberá generar resultados.

Estamos trabajando en diferentes ámbitos y niveles de gobierno en las dos naciones, con el propósito de construir comunidades seguras y cumplir con uno de los objetivos del Entendimiento Bicentenario. La polarización y la descalificación sin sentido no contribuyen, al contrario, sólo debilitan los esfuerzos en favor del bien común.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twitter y Facebook: @RicardoMonrealA

TAGS:

TAGS:

MÁS NOTICIAS