Opini贸n

Las mujeres ya nacieron con derechos

Contra las decisiones personales de cada mujer de permitir que la humillen, la vejen, la golpeen, ninguna marcha o protesta, sirve.

Por: guillermo aguirre | 09 DE MARZO, 2021


Ayer celebramos el día Internacional de la Mujer, como todos ustedes saben, no se celebra el amor, cariño o aprecio a las mujeres, virtudes que se festejan el día de la madre con mayor propiedad, el 8 de marzo, sirve para recodar los logros a los  reconocimientos que día a día ganan las mujeres en todos los terrenos, políticos, laborales, económicos, incluso familiares, así que estamos hablando de una celebración que sirve para recordarnos la igualdad entre ambos sexos. 

A mí me parece  un tanto raro que las mujeres exijan derechos con los que ya nacieron, digo esto partiendo de la idea de que hombres y mujeres somos iguales ante los ojos de Dios, con la salvedad de que las mujeres deben ser tratadas con toda la fineza, cuidado y delicadeza, que merecen por el hecho de ser damas, lo que de ninguna manera les quita su igualdad legal en todas las áreas de la vida. 

Claro, es un hecho que muchos de los logros femeninos se han ganado a base de protestas, manifestaciones, acuerdos, marchas, etcétera, etcétera, derechos como el voto femenino, la postulación de candidatas a cargos de elección popular, las oportunidades laborales, y recientemente la paridad de género exigida a los partidos políticos para postular el mismo número de mujeres que de hombres, esto último acatado en forma sesgada y mañosa por los partidos políticos, ya que designan a damas en posiciones en donde saben que tienen muchas posibilidades de perder, no de ganar. 

Pero bueno, todo esto va marchando poco a poco, en donde empieza el problema es cuando las propias mujeres se martirizan, es decir se autocastigan, permiten que sus cuerpos sean lacerados, heridos, golpeados, torturados, vejados, y humillados, y ante tales cosas permitidas por las ofendidas, no hay ley, es decir ninguna ley puede servir, cuando el beneficiado opta por permitirle al infractor que se despache con la cuchara grande. 

Y lo diré de otra manera, ciertamente tenemos una alta tasa de feminicidios, y ciertamente tenemos un presidente del país que ya se abrió como un total misógino y machista, es decir, le importa poco que maten o no a mujeres, para él pobre anciano que nos gobierna, su frase favorita de “yo tengo otros datos”, que al principio era chistosa, pícara, y graciosa, ahora se ha convertido en una burla, en una especie de salida de debilidad mental, así que las mujeres tienen que luchar contra dos enemigos, en primer lugar contra  la indolencia del gobierno federal que suele decir que las mujeres mienten al denunciar los hechos de violencia y que las llamadas de auxilio al 911 son en su mayoría, el 90 por ciento dijo AMLO, falsas, que eran de broma, una información que la propia secretaria de gobernación desmintió. 

Y en segundo lugar, las mujeres deben de luchar contra ellas mismas, contra la bondad que traen desde que nacen por el hecho de ser damas, que de ninguna manera esto significa debilidad, cosa que es totalmente distinta, me refiero a esa pizca de dulzura, de ternura, de clemencia, de caridad y misericordia, con la que vienen equipadas todas las mujeres del mundo, conceptos y virtudes de las que muchos abusivos hombres se aprovechan. 

Y entonces aquí entra en acción algo que ninguna marcha, protesta, reclamo, reproche, crítica o acusación puede solucionar, y me refiero a las decisiones personales de miles de mujeres que optan por dejarse golpear, vejar, etcétera, sólo porque creen que así debe ser la vida. 

A este problema añádanle ustedes las viejas consignas familiares de frases tales como: “ aguantar a ese hombre-el marido-  es tu cruz, ni modo”; u otras aún más estúpidas tales como: “ y luego quien me va a mantener”, o bien; “ es que es el papá de mis hijos, y tengo que aguantar sus golpes, sus vicios, etcétera”, ya cuando una mujer se troquela con ideas de este tipo, será muy difícil salvarla de las garras del abuso, así que en resumen, la liberación femenina dicha en el buen sentido de la palabra, inicia con cada una de las mujeres, inicia con sus decisiones propias, con sus rechazos a dejarse imponer estereotipos  machistas, con todo y que al señor presidente de la república le parezca que “ya chole”, con las denuncias en contra de los abusadores sexuales…hasta mañana 

1593415354-165-1

Compartir: