Vierte Canal Aguas Negras al mar, en Corral de Risco

La contaminación provocada al parecer por la empresa que tiene la concesión del tratamiento del agua, Dine, también ha causado severos problemas a la salud de lugareños
Publicado: 14 DE ENERO, 2020



Por J. Josías García
MERIDIANO/Bahía de Banderas

Además de pérdidas económicas en plena temporada invernal, restauranteros de Corral de Risco enfrentan problemas de salud como consecuencia del derrame de aguas negras a la playa a través de un pequeño canal.

Para tratar de hallar una solución al doble problema generado por la empresa, Dine, quien tiene la concesión del tratamiento de agua en esa comunidad, una treintena de pobladores y comerciantes se reunieron el domingo con la diputada Carmina Yadira Regalado Mardueño.

En una de las enramadas, la más afectada por el derrame de aguas negras, la legisladora de Morena escuchó los clamores de auxilio de los lugareños y las quejas contra funcionarios federales de Profepa que no atienden las numerosas denuncias hechas contra la citada empresa y contra el hotel Four Seassons a cuya administración también responsabilizan.

A menos de un metro del agua putrefacta estancada, la legisladora Regalado Mardueño escuchó y vio las afectaciones en la piel provocadas por el contacto con las aguas residuales no tratadas con las que inevitablemente entran en contacto.

“Lo peor es que nuestros niños son los que más infecciones tienen en la piel”, le dijo uno de los lugareños a la legisladora, quien una y otra vez afirmaba que los ayudaría, que insistan ante la autoridad competente, que es la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y que, una vez que tengan ante si a funcionarios de la dependencia, en caso de no hacer nada, le llamen a ella y le pasen el teléfono a los de Profepa para hacerles saber que ella como legisladora, tomará cartas en el asunto en defensa primero de los pobladores, y luego del medio ambiente, denunciando a los funcionarios que no cumplan con su deber.

“Pasó todo el periodo vacacional de Navidad y año nuevo y no gané ni un pinche peso”, lamentó el dueño de otra enramada y añadió “cómo van a venir los turistas o incluso los que aquí vivimos, a consumir, si tenemos estas aguas puercas corriendo entre nuestras mesas”, lamentó señalando una pequeña laguna de aguas negras estancadas, desde las cuales emanaba un nauseabundo olor.

La legisladora escuchó durante más de una hora los problemas causados por el canal por el cual corren libremente hacia la pequeña bahía de esa playa, aguas negras provenientes al parecer del citado lujoso hotel, así como de las villas y mansiones que cada día son más, generando un problema en el abastecimiento de servicios, especialmente agua potable y drenaje, como es el caso.



Más de interés