Presentan Libro de Arnulfo Ortega



08 DE OCTUBRE, 2019

* Prologado y presentado por el empresario José Medina Mora Icaza, al evento asistieron al menos medio millar de personas
* El empresario vallartense además de leer algunos pasajes de su obra, dejó en claro que la máxima favorita para él es “Servir es vivir”

Por J. Josías García
NNC/Puerto Vallarta

Con agradecimientos a su madre, a su familia, Arnulfo Ortega Contreras presidente del Consejo Coordinador Empresarial en Puerto Vallarta y Bahía de Banderas presentó su libro, “Pequeños Comienzos”, prologado por el reconocido empresario José Medina Mora Icaza, quien también fungió como presentador.

El evento, al que asistieron la tarde de ayer más de 500 asistentes, tuvo lugar en un salón del hotel Marriott en Marina Vallarta.
Ortega Contreras al hacer uso de la voz, además de leer algunos pasajes de su obra, dejó en claro que la máxima favorita para él es “Servir es vivir”.

“Quiero compartir la primera corrección que recuerdo de mi madre: me mandó a una tienda chiquita y sacó de su monedero dinero, yo tenía unos cuatro años, y veo que se le cae un billete de a peso y yo dije, ¡pues nadie vio, nadie vio!, vi que mi madre se dio la vuelta y me voy a la tienda,
compro frijol, pero también compro chicle Motita… me dieron muchos chicles, y cuando regreso le entrego a mi madre el frijol, pero ella me pide el peso que tiró, yo le dije cual peso, ella me dijo qué comes, yo dije nada, y yo con los chicles escondidos me dice, el chicle que te estás comiendo te lo regalo”.

Prosigue “ahí aprendí yo a respetar lo ajeno y nunca me volví a atrever a robar ni un chicle, no volví a robar, jamás”, esa es una exhortación a la generación actual, dijo.

Arnulfo Ortega también agradeció “a una persona que está aquí que me abrió las puertas a los 17 años y me apoyó con la primer panadería, yo quiero pedirle a la señora mártir, si se puede poner de pie, Naty Magaña, quiero compartir que la señora sin conocerme sin tratarme, ella tenía una panadería, yo pedí trabajo, y ella sin conocerme me dijo: muchacho, los panaderos son muy borrachos, e irresponsables, ya no quiero panadería, me hicieron fracasar, pero sí tú quieres de veras, te la vendo; le dije que no tenía dinero”, y le dijo que ahí adentro había todo lo que se necesitaba para fabricar el pan. “Eso es algo que le agradezco a la señora que me trató como si fuera su hijo también, Dios abre las puertas”.

Tras la anécdota de su primera panadería, Arnulfo agradece nuevamente a su familia, a los empresarios, a quienes han pasado por su empresa, y a sus amigos en general.

A su vez, el prologuista y presentador José Medina Mora Icaza dijo “sabemos que la suya es una gran historia de éxito, muchas gracias Arnulfo por cederme el honor de escribir el prólogo de tu libro, y de hacer la presentación, esta es la culminación de todo un proceso de éxito que has seguido”.

Recordó la llamada de Ortega Contreras para pedirle que fuese el autor del prólogo, ya que el autor reconocía en Medina Mora “su mentor”, gesto que agradeció y que lo llevó a recordar que ambos comparten la misma vocación de servicio que es la búsqueda del bien común.

“Que siga el éxito tanto en la panadería como en todas las actividades en las que te desenvuelves dentro de los organismos empresariales como de la comunidad religiosa”, tras lo cual habló de la importancia de trabajar y de vivir conforme a los valores y a una filosofía de vida basada en el servicio y en la atención.

En este punto, Medina Mora no dejó pasar la oportunidad de felicitar a la madre de Arnulfo Ortega “algo muy bueno debe haber hecho usted con Arnulfo Ortega, porque ahora…” el medio millar de asistentes al evento prorrumpió en aplausos, interrumpiendo el hilo narrativo del prologuista.

Entra en materia y hace unos apuntes contenidos en su prólogo, tales como los sueños, los objetivos y las metas “eso es algo a lo que nos impulsa la lectura de este libro: a soñar y a seguir cambiando para poder lograr con amor, con pasión, ese proyecto que con tanto interés tenemos en la vida”.

Prosigue el prologuista, “la invitación que nos hace Arnulfo es a descubrir esos talentos, para ponerlos en práctica, que son para usarlos, para explotarlos y no para guardarlos. Al final de la vida seremos examinados del amor, seremos examinados de ello, y cada uno de nosotros somos diferentes”.

En cuanto al contenido del libro, Medina Mora destaca la importancia de los personajes que influyeron en la vida del autor, historias contadas con pasión “muy interesantes, destacando la influencia de su esposa, de sus hijos, del valor de la familia”.

Recuerda que gracias a las juntas de Coparmex nacional inició una gran amistad que con el paso de los años se ha ido fortaleciendo.


ARNULFO ORTEGA UNA TRAYECTORIA

Aprendiz de panadero desde la primaria, Arnulfo Ortega Contreras, forjado en los principios del trabajo, el respeto y la responsabilidad inculcados pro sus padres.

A los 17 años funda su primera panadería y con ello arranca su primera experiencia empresarial; a los 21 inicia una nueva etapa en su crecimiento personal al cruzar hacia Estados Unidos como indocumentado, donde comprendió que México es también un país de oportunidades para todo aquel que cree en lo que trabaja.

De regreso en México en 1990 funda la panadería y pastelería Don Chonito con el apoyo de un hermano, empresa en la que actualmente colaboran 85 trabajadores.

A partir del 2010 reanuda sus estudios e ingresa a la secundaria, hasta culminar la universidad graduándose como licenciado en derecho.

Al mismo tiempo recibió la Confederación Patronal de la República Mexicana, Coparmex, la cual le dio la oportunidad de servir a la comunidad empresarial de la región por cuatro años y medio.

Por igual, durante ese periodo participó en el comité de adquisiciones de Seapal y descde el 2016 hasta la actualidad es consejero nacional de Coparmex, miembro fundador de Consejo Coordinador de Puerto Vallarta Bahía de Banderas, del que ahora es presidente.




Más de interés