Repudian la Micro Planta



10 DE ABRIL, 2019

Habitantes de ese poblado y de Cabo Corrientes se oponen a una planta hidroeléctrica que se abastecerá del río Horcones y los lugareños temen quedarse sin el vital líquido; amenazan con volver a bloquear en una semana
Por Salvador Bermúdez Navarro
NNC/Puerto Vallarta

En protesta por el retiro de clausura de la microplanta hidroeléctrica, un centenar de personas bloquearon la carretera federal 200 la mañana de ayer, provocando gran enojo en automovilistas que circulaban en ambos sentidos.

Portando mantas y cartulinas en las que expresaban su rechazo a la construcción de dicha planta de energía en el cauce del río Horcones, los protestantes, la mayoría habitantes del poblado de Boca de Tomatlán, expresaron su repudio a “un hotelero que nos quiere dejar sin agua y hasta sin fuentes de empleo”.

“Ni siquiera nos tomaron en cuenta parta la construcción de la planta, que evitará que fluya el agua por el río al construirse una especie de presa que la contendrá para generar la electricidad”, explicó otro furioso vecino del citado poblado.

Las largas filas de autos llegaban de Las Juntas los Veranos hasta los arcos de Mismaloya, dejando varados entre muchos otros a turistas que se dirigían al aeropuerto, a visitantes y empleados del jardín botánico, autobuses.

Cabe mencionar que tanto pobladores del lado de Vallarta en Boca de Tomatlán, como del lado de Cabo Corrientes, se oponen a dicha obra que les cancelaría el acceso al vital líquido, según argumentaron, cuestionando severamente a la autoridad municipal de Cabo Corrientes por otorgar permisos.

En la medida que transcurrían los minutos a partir de las nueve de la mañana que dio inicio el bloqueo, llegaron autoridades municipales encabezadas por el secretario de ayuntamiento Víctor Manuel Bernal Vargas y personal de vialidad, así como la Policía Federal para tratar de convencer a los manifestantes a retirar el bloqueo, mientras que los automovilistas caían en desesperación al no permitírseles el paso, a menos que se tratase de una emergencia médica.

Al explicarles a las autoridades el porqué del bloqueo, expusieron que “defendemos nuestro río… queremos la presencia de las autoridades de la Semarnat o de Profepa para que nos den una explicación del porqué quitaron los sellos de clausura a la obra”.

Los federales insistían que al menos permitiesen el tránsito por uno de los dos carriles, sin lograrlo, hasta que dos horas con 20 minutos después, retiraron el bloqueo y se reanudó la circulación en ambos sentidos, no sin antes advertir que si Profepa y Semarnat no responden a sus demandas de conocer los estudios de impacto ambiental, entre otros, propios de las dependencias federales, volverán a bloquear la carretera el próximo martes.





Más de interés