Olga Sánchez Cordero, en pro del aborto y uso de marihuana



14 DE OCTUBRE, 2019

Durante su comparecencia en la Cámara de Diputados, la legisladora independiente Ana Lucía Riojas Martínez le regaló a Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, un cigarrillo de mariguana para recordarle que está pendiente la legalización de esta planta, que ella misma propuso en su corta estancia como senadora.
Por Alejandro Salas/NTX

México, 14 Oct (Notimex).- En entrevista exclusiva con Notimex, suelta una risa prolongada cuando se le pregunta por el destino del porro. “Bueno, fue la foto, ellos lo tenían así planeado. ¿Cómo lo vieron ustedes, cómo vieron la comparecencia?”

Liberal y fiel defensora de los derechos de la mujer a lo largo de los 20 años que estuvo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Sánchez Cordero recuerda sus ponencias como ministra para defender casos en los que el aborto no tiene razón de ser penalizado, así como el uso lúdico de la marihuana.

La ministra habla directo, lo mismo de sus ponencias vanguardistas en los temas del aborto y el uso lúdico de la marihuana, que de la misoginia que aún persiste por doquier, de las invenciones de su renuncia y de las posibilidades reales de que una mujer llegue a ser presidenta de México, aunque ella se descarta.

También de los momentos difíciles que ha atravesado durante su gestión, la desaparición del espionaje por parte de la secretaría más importante del país y el Tren Maya, entre otros asuntos.

La ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación porta un traje sastre en color celeste y una mascada de seda. Se le ve sonriente, rostro fresco e incluso presta a las bromas. Pero en cuanto se le toca la fibra sensible del aborto y la marihuana es contundente en sus convicciones.

La entrevista se desarrolla en el Palacio de Cobián, en la sala de recepción de la Secretaría de Gobernación en un día en que la funcionaria combinó actividades desde antes de las 6:00 horas para acudir a la reunión del gabinete de seguridad con el presidente, asistir como invitada a un colegio por el rumbo de Tacubaya y atender medios de comunicación.

El aborto y la salud social

Olga Sánchez Cordero fue quien argumentó la despenalización del aborto por violación entre cónyuges y de tiempo atrás ha apoyado la legalización del uso de la marihuana con fines personales. Los pilares fundamentales que ha esgrimido son la autodeterminación y el libre desarrollo de la personalidad. A la postre, ambos derechos son los que han sostenido la despenalización del aborto, así como el uso lúdico de la hierba verde.

“La sentencia más reciente de la Corte sobre mariguana que ahora está visibilizada a nivel mundial, si bien retoma estos dos derechos, va más allá”. La define como “salud social” y amplía el concepto de salud pública al hablar de salud social y de bienestar y establece como fundamentales el derecho a la salud, el cual, afirma, es “individual, público y ahora social”.

En este sentido -añade- se enmarca la despenalización del aborto al vincularse con su impacto social, con lo cual los conservadores van a tener un grave problema en contra de este argumento porque es muy sólido:

“Ellos solían argumentar desde otros puntos. Decían que la vida está por encima de la autodeterminación y del libre desarrollo de la persona, así contraponían dos derechos. Pero ahora tienen otra argumentación adicional, que es la salud social, el tema del derecho a la salud como un derecho fundamental y ampliado”.

Sánchez Cordero aclara que no está de acuerdo en que se quite el tipo penal del aborto, pero esto debe ser después de las primeras 12 semanas, tiempo en que la mujer puede tomar su decisión y actuar.

La funcionaria rechaza la violencia institucional que penaliza el aborto porque además es un tema de pobreza, de grupos vulnerables de privación de la libertad y de procesos contra mujeres, generalmente pobres.

Momentos difíciles

Sin pensarlo mucho, la secretaria de Gobernación da cuenta de algunos de los momentos más complicados que ha tenido que enfrentar: reuniones con integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sus bloqueos a vías férreas en pleno desabasto de gasolinas por el combate al huachicoleo y el problema de los gasoductos, entre otros.

“Bueno, sin duda alguna el reto de la gobernabilidad y gobernanza de este país es muy difícil, hay mucha complicación en todo el territorio nacional”.

La primera mujer titular de la Secretaría de Gobernación en México dice que su plan es permanecer en el cargo hasta el final del sexenio, si el presidente así lo dispone, aunque obtuvo una senaduría por Morena.

El balance de su equipo cercano de comunicación, según se percibe, es que su intervención fue mejor que la de la Cámara de Senadores.

Sobre algunas de las complejidades más fuertes que ha enfrentado en estos nueve meses al frente de la Segob, Sánchez Cordero no duda en exponer el caso de la CNTE, sobre todo el bloqueo que realizó a las vías férreas en Michoacán y de paso su impedimento para descargar los combustibles que estaban en buques tanques y que urgían en el Bajío y parte del occidente del país.

Agrega que el asunto de los gasoductos fue un tema muy complicado, pues generó estrés con los empresarios de compañías internacionales.

“Hubo una tensión fuerte entre la Comisión Federal de Electricidad y las compañías y pues al final del día todo es Gobernación, todo es gobernabilidad, todo cae en Gobernación”.

- Momentos difíciles, ¿tan difíciles, secretaria, como para tirar la toalla?

“No, ninguno. No, no, no” -ataja- y recuerda que ante las publicaciones de algunos medios y gente “que no me quiere mucho”, en una ocasión abordó el tema para desmentir los rumores ante el presidente López Obrador.

“Y cuando una vez le comenté al presidente, le dije: ‘Ay presidente, que mal se ven los que dicen que me quiero ir o que le voy a presentar mi renuncia’, pero no hay tal, yo estoy muy contenta con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, muy comprometida con él”.

Inteligencia por espionaje

Lo primero que hizo Olga Sánchez Cordero al llegar a la Segob fue retirar las emblemáticas vallas metálicas que la rodeaban para cercar a cuantos manifestantes se apostaban allí sistemáticamente, pero hoy -dice- hasta quienes protestan las extrañan.

“El otro día unos manifestantes me avisaron que iban a llegar a la Secretaría (lo cual agradecí), al llegar me dijeron: ‘Oiga, pero ya no hay vallas. ¿En dónde nos vamos a colocar?’ Les dije que en la barda de la entrada”.

Pero sobre todo, algo que hoy diferencia a la Segob de las épocas pasadas es que ya no realiza espionaje político, tanto con agentes secretos como con los integrantes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Esto, explica Sánchez Cordero, porque el presidente López Obrador no quería espionaje político, y aunque ella necesita información de los movimientos sociales para atenderlos con eficiencia, ahora se utilizan otros métodos.

“Inteligencia, por ejemplo, con inteligencia se está armando un movimiento que se puede atender in situ, que se puede atender en el lugar; sí es importante tener información, pero la información se va dando naturalmente, ya sea en la reunión de seguridad, en las alertas de gobernabilidad. Insisto, no hay espionaje, no hay dossiers. Los dossiers se terminaron”, asegura.


Más de interés