Obispo Raúl Vera López denuncia supuesta intimidación de militares



12 DE JULIO, 2019

La Diócesis de Saltillo denunció una supuesta intimidación por parte de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) hacía el obispo Raúl Vera López, en el Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo, de Monterrey.

NTX

México - En su cuenta de Twitter, @diocesisaltillo, detalló que los hechos ocurrieron el 11 de julio cuando el sacerdote regresaba de la capital del país.

En el lugar, detalló, Vera López fue abordado por dos elementos del Ejército, quienes tenían anotado su nombre, preguntaron hacia dónde se dirigía y registraron las placas del auto en el que regresó a Saltillo.

“Hoy en el @AeropuertoDeMTY el obispo de la @diocesisaltillo fue abordado por 2 elementos del @EJERCITODMX, tenían anotado su nombre, preguntaron hacia dónde se dirigía y tomaron matrícula #PorSuSeguridad #Intimidacion @AlfonsoDurazo #AniversarioCastaños @SEDENAmx @Luis_C_Sandoval”, publicó.

En la misma red social, la Diócesis de Saltillo mencionó que al momento del incidente el obispo regresaba de la peregrinación anual de su diócesis a la Basílica de Guadalupe, ubicada en la Ciudad de México.

De acuerdo con Jackie Campbell, asesora de comunicación de la Diócesis de Saltillo y del obispo Raúl Vera, esta acción no fue normal, por lo que la Sedena y la Secretaría de Seguridad Pública deben dar una explicación.

Detalló que los hechos ocurrieron en la Terminal 2 del Aeropuerto de Monterrey, minutos antes de las 14:00 horas, cuando el padre salía y fue abordado por dos militares, que tenían cascos y armas largas al frente de su cuerpo.

Uno de los uniformados, dijo, le preguntó sí era el padre o algo más que un sacerdote, a lo que Vera López contestó que era un obispo, mientras que el otro militar leyó en una libreta el nombre de “Raúl Vera López” y confirmó si era él.

Posteriormente le peguntaron su destino y por las placas de auto en el que viajaría; el padre respondió que se dirigía a Saltillo, mientras que el chofer les informó del reciente cambio de matrícula y se las promocionó.

Ante las interrogantes, narró Campbell, el obispo cuestionó que a se debían las preguntas a lo que los militares respondieron que se trataba sólo de “su seguridad” y lo dejaron continuar con su camino rumbo a Saltillo.


Más de interés