Lupita González, acusada de presentar 'pruebas falsas'

La Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) acusó a la mexicana de presentar “pruebas falsas” durante el proceso.
Publicado: 14 DE JULIO, 2020



La marchista mexicana Guadalupe 'Lupita' González, que vio ratificada por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) la sanción de cuatro años por dopaje que le impuso la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics), se enfrenta a una nueva investigación, tras ser acusada por la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) de presentar “pruebas falsas” durante el proceso.





“El Tribunal de Arbitraje Deportivo desestimó la apelación de la mexicana Guadalupe González y confirmó la decisión del Tribunal Disciplinario de la Federación Internacional de Atletismo de suspender durante cuatro años a la marchista mexicana”, anunció este martes la AIU.



Una sanción, que comienza a contar desde el 16 de noviembre de 2018, a la que se podría añadir una nueva si se confirman las acusaciones de la AIU por presentar “pruebas falsas” durante el proceso.



“Además, la AIU ha acusado ahora a la atleta de una segunda infracción por manipulación como resultado de la presentación de documentos falsificados y pruebas falsas, así como por procurar el testimonio de falsos testigos durante el procedimiento ante el Tribunal Disciplinario de la Federación Internacional de Atletismo”, añadió la Unidad de Integridad del Atletismo.



La mexicana Guadalupe González, medalla de plata en los Juegos de Río 2016 en la prueba de 20 kilómetros marcha, dio positivo por Trembolone, un esteroide anabolizante incluido en la lista de sustancias prohibidas, en un control antidopaje fuera de competición realizado el 17 de octubre de 2018.



La marchista mexicana, plata en los Mundiales de Londres 2017, se defendió aduciendo que la sustancia prohibida había llegado a su cuerpo como consecuencia del consumo de “carne contaminada” en los días previos a la realización del control antidopaje



Un argumento que no convenció al Tribunal Disciplinario de la Federación Internacional de Atletismo, que el 9 de mayo de 2019 impuso a la mexicana una sanción de cuatro años por dopaje, así como la anulación de todos sus resultados deportivos posteriores al 17 de octubre de 2018.



Guadalupe García recurrió la sentencia ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo, que el pasado 2 de julio, como se hizo público este martes, desestimó la apelación presentada por la mexicana confirmando la sanción de 4 años.



La sanción impedirá a la marchista mexicana participar en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, aunque Guadalupe García seguirá contando con las dos medallas de plata que logró en los Juegos de Río 2016 y los Mundiales de Londres 2017, ya que, como recoge la sentencia, sólo serán invalidados sus resultados logrados a partir del 17 de octubre de 2018.





Más de interés