Floralia, Ilustre Vallartense Poco Conocida en Casa


04 DE ENERO, 2019

* Sus disciplinas: básquetbol, natación y lanzamiento de disco le han dado numerosos reconocimientos alrededor del mundo
* Tres juegos paraolímpicos: China, Londres y Río de Janeiro; 5 mundiales: Canadá, Londres 2016, Holanda, Guatemala en 3 ocasiones, USA

Por J. Josías García
NNC/Puerto Vallarta

En Puerto Vallarta pocos la conocen, a pesar de ser “patasalada”. Cualquiera que vaya a la Ciudad de México, especialmente a los centros deportivos de alto rendimiento, sabrán decirle de quién estamos hablando y mostrarán orgullo por tan distinguida atleta de capacidades diferentes.

Su nombre es Floralia Estada Bernal, tiene 28 años y, como ya dijimos, es originaria de Puerto Vallarta.

Siendo una niña, Floralia sufrió un lamentable accidente automovilístico tras el cual perdió una pierna y parte de la otra.

En plena infancia sufrió burlas por su condición; la tragedia le cambió su vida en 180 grados, pero eso no la derrotó: en el deporte adaptado encontró la manera de salir adelante pero sobre todo la manera de enseñarle al mundo que las capacidades de un individuo se miden a partir de las propias metas.

Hoy por hoy el básquetbol, la natación y el lanzamiento de disco la han convertido en multimedallista mundial cuya meta siguiente está en Tokio 2020, las olimpiadas, el sueño de todos los deportistas.

Acompañada de su hermana y la maestra que la ha impulsado a salir adelante, Rebeca Jiménez, Floralia nos ofreció una entrevista exclusiva para los lectores de MERIDIANO, pero antes Rebeca Jiménez, encargada de la dirección de Consejo Municipal para la Discapacidad (COMUDIS) en Puerto Vallarta se expresó de Floralia:

“Yo tengo mucha fe en ella, como persona, como deportista, lo que yo pudiera decir de su persona es poco o nada a comparación de la trayectoria que tiene. Así como un día acompañado de su familia y su servidora la invitamos a nadar a una alberca y, no quería, es ahí donde comenzó todo”.

CINCO MUNDIALES Y TRES JUEGOS PARA OLÍMPICOS

Sin mayor preámbulo, Floralia suelta su impresionante palmarés:

- Te puedo decir que tengo 3 juegos paraolímpicos los cuales son China, Londres, Río de Janeiro. 5 mundiales: Canadá, Londres 2016, Holanda, Guatemala en 3 ocasiones, USA en la selección de Básquetbol en al menos 8 ocasiones, así como Canadá en al menos otras 5 ocasiones.

Al hablar de retos, le pregunté ¿Cuál fue tu reto más difícil?

– Yo creo que los retos siempre se han ido dando con las etapas de mi trayectoria, desde que llegué a un punto en donde creí que ya no podía más, entendí que era el momento de esforzarme más. El reto más difícil para mí fue cuando comencé a nadar y el poder quitarme el miedo de que la gente me viera por mi discapacidad, era tanto el apego a mi madre, el que no me vieran en silla de ruedas y el que tenía que depender de alguien, influyó en mi más grande reto, yo nunca he querido causar lástima, me daba miedo que la gente me viera en silla de ruedas.

Cuando una persona tiene una discapacidad muchos dicen, hay que sacarlos a que se motiven y la realidad para quien lo está viviendo es muy diferente. El convivir con las personas con discapacidad es muy difícil pues quien no tiene una discapacidad no logra entender y meterse en el mundo de quien sí la tiene. Cuando yo inicié en el CODE en Guadalajara, los entrenamientos eran para personas convencionales y otras más en silla de ruedas, mi mayor temor fue superado de ahí en adelante.

¿Qué te impulsó a dar el paso y dejar de sentir miedo?

– Primeramente fue la necesidad de seguir adelante, me levantaba a las 6:00 AM, salía en algunas ocasiones tarde para ir a la secundaria, llevaba a la par dos disciplinas, y también llevaba mis clases de secundaria. Al terminar mi entrenamiento me iba a clases y casi siempre llegaba con mi tolerancia pasada. Un día me encuentro en una situación en la que tuve que decidir entre perder el miedo o continuar dejando que el bullyng como es llamado hoy fuera parte de mi vida.

En la actualidad los jóvenes sufren de bullyng, contando o no con una discapacidad ¿Qué les pudieras decir a ellos al respecto?

- Yo podría decirles que es como enfrentar ese miedo, a mi edad aún no era llamado bullyng sin embargo existía. Viéndolo desde cierto punto de vista, la persona que te agrede o hace el llamado bullyng, lo dejará de hacer en cuanto el afectado decida decir basta. No quiero incitar a la violencia ni mucho menos, pero sí es necesario poner una línea divisoria entre lo que se debe y no hacer entre las personas, realmente la violencia existe porque uno de los dos lo permite; muchos sufren al no saber lo que va a pasar si ponen esa línea sin embargo son especulaciones pues aun no sucede.

¿Cómo es un día normal de Floralia?

-Un día normal desde la Ciudad de México, es despertar a las 6:00 AM, media hora después es de rigor estar cambiada y bañada para iniciar el desayuno que comprende un licuado de verduras, dependiendo qué día sea tomo mis herramientas, éstas pueden ser para natación, estiramiento y, salgo 7:10 para llegar a las 7:30 al paralímpico, ahí las jornadas dependen del ánimo del entrenador, pueden ser desde las 8:00 de la mañana hasta las 9:00 de la noche, y nuevamente al siguiente día. Los entrenamientos van desde dos a tres horas con sesiones de descanso para comer y tomar un descanso. También en ocasiones hacemos atletismo de campo.

¿Qué come Floralia?

- Por la mañana mi licuado es de chayote crudo. Mi desayuno sería por lo regular 4 claras de huevo con una rebanada de jamón y un té verde, mi colación podría variar entre una manzana o alguna verdura al vapor, a la comida en esta temporada he comido atún o pechuga asada, en la cena una fruta sencilla y decirte que durante todo el día tengo que tomar té verde. La importancia de tener una dieta balanceada aún que tengamos un día libre a la semana créeme que no hace diferente mis comidas, siento remordimiento el comer algo que esté fuera de mi dieta el día libre.

La orgullosa atleta vallartense prosigue: Desde mis 14 años, debo decirlo muchos dicen que soy muy fría en las relaciones familiares porque pareciera que no extraño a mi familia, sólo que he aprendido a muy corta edad a no depender de nadie, cada persona tiene un proceso diferente y nunca he sido tan apegada. Cuando resulto sorteada para irme a Guadalajara, pasé momentos muy difíciles en donde deseaba estar nuevamente con mi familia, debo decirlo lloraba a solas, pero mi fuerza era salir adelante y poner en alto de dónde vengo, lo único que me hacía fuerte era pensar el que no debía preocupar a mi familia. Llego a los 16 años y es ahí donde me hago totalmente independiente, he trabajado de lavaplatos, haciendo galletas en una repostería, atendiendo un Subway, en un café y en algunos otros lugares. Hoy puedo decirlo que cuando tengo la oportunidad de estar con mi familia, la disfruto y aprecio estar en buenos momentos con ellos.

¿Qué sigue, cuál es tu siguiente objetivo?

-Ahorita mi sueño más grande, a largo plazo es Tokio 2020. Actualmente me encuentro en el ciclo de juegos olímpicos, hace un par de años estuve en Río de Janeiro y quedé en 5° lugar, en el 2017 fue el mundial de Londres y quedé en 3° lugar y, ahorita tengo como prioridad el atletismo de campo, pues me retiré del basquetbol en el 2016. En los próximos meses estaré en San Luis Potosí en el Panamericano compitiendo lanzar 30 metros con 35 en disco, yo creó será esa mi meta a cumplir a corto plazo. Quiero decirte con orgullo que la marca acaba de aprobarme en el startlist como el segundo mejor lugar del mundo y eso me da mucha felicidad.

Así, con esos números de excelencia deportiva finaliza la entrevista con esta valllartense del mundo, poco conocida en su propia tierra, Puerto Vallarta





Más de interés