La Liga MX implementará un sistema de control económico

Enrique Bonilla explicó que el método garantizará la solvencia de los equipos afiliados y evitará que queden en precariedad económica, como Veracruz.

Publicado: 19 DE OCTUBRE, 2019



El Club Veracruz no tiene liquidez para hacer frente a sus necesidades económicas básicas. Por ello, el club sostiene adeudos con gran parte de su nómina de futbolistas, que han amenazado con no presentarse a disputar el encuentro de la jornada 14 del Apertura 2019 frente a Tigres en el Estadio Luis 'Pirata' Fuente. La situación ha obligado a la Liga MX a diseñar un sistema de control económico que fiscalizará las finanzas de los clubes, a fin de evitar una situación de impagos como la que afronta el equipo presidido por Fidel Kuri Grajales.

Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, anuncio que la medida permitirá la salud financiera y operativa de todos los clubes afiliados: “Ayudará a evitar situaciones como la que estamos viviendo (con Veracruz). El compromiso de todos en el fútbol mexicano es brindarles el mejor producto a nuestros aficionados”, señaló en comparencia ante representantes de los medios de comunicación en el cuartel de la Federación Mexicana de Fútbol en Toluca, Estado de México.

A pregunta expresa de AS, Bonilla explicó en qué consistirá el sistema: “Los clubes no pueden gastar más de lo que ingresa y tienen que demostrar lo que ingresan de manera fehaciente, con contratos previo al inicio de la temporada, y al final, con la facturación y pagos de esos contratos. A su vez, tienen que demostrar en qué se gastan esos contratos: cuánto es nomina de jugadores, cuánto es de nomina administrativa, cuánto es de operación por partido, cuánto es de viajes. Tienen que demostrar qué es lo que van a cobrar y a gastar durante a temporada. Si no, se les empiezan a imponer una serie de límites y de sanciones”.

El modelo está inspirado en el utilizado por competiciones europeas, como la Premier League o LaLiga española. Sin embargo, en ambos casos, el sistema contempla la venta centralizada de los derechos de televisión, lo que genera un reparto equitativo de los ingresos generados. En México, cada club posee sus propios derechos de transmisión y negocia por su propia cuenta por la propuesta que más convenga a sus intereses. El nuevo sistema de control de la Liga MX, un plan de contingencia ante la crisis veracruzana, no contempla dicha figura: “No es parte del desarrollo. Es un proceso paralelo que genera ingresos a los clubes y las ligas”, matizó Bonilla.



Más de interés