Un pie humano, el número 14 de una serie misteriosa, apareció en una playa de Canadá

15 DE MAYO, 2018

El fenómeno se repite en la misma zona desde 2007. Aunque la gente teme a un asesino serial, la explicación podría ser más curiosa
Un hombre que el domingo 13 de mayo caminaba por las orillas del mar de Salish, en la Columbia Británica, encontró un pie, el número 14 que surge de esas aguas, desmembrado del cuerpo humano al que perteneció. A diferencia de los 13 anteriores, el pie que apareció en la isla de Gabriola, en la costa pacífica de Canadá, tenía botas de montaña: los demás llevaban calzado deportivo.

"Así continúa el misterio de los pies humanos que aparecen flotando en la costa del Pacífico noroccidental, un fenómeno que ha cautivado a los residentes, los científicos y la policía del área desde 2007″, resumió The Washington Post. Durante agosto de ese año aparecieron los dos primeros, ambos pies derechos, en las islas que forman una trama litoraleña entre la isla de Vancouver y la provincia más occidental de Canadá.

En aquel momento las autoridades se manifestaron preocupadas: "Encontrar dos en un período tan breve es bastante sospechoso", dijo el cabo Garry Cox de la Policía Montada Real de ese país a un diario local. "Encontrar un pie es improbable, pero encontrar dos es una locura".

A lo largo de 2008 otros cuatro pies aparecieron en las playas y las ensenadas de la región. El registro oficial hace descripciones, como "Zapatillas de hombre, azules y blancas, Nike, para correr, talle 11 (44 en la medida europea)" o "Zapatillas de mujer, azules y blancas, New Balance, para correr, talle 7 (37 en la medida europea)". Ninguno de los restos humanos mostraban huellas de trauma, pero en realidad lo macabro de los hallazgos era suficiente para que la especulación popular se enardeciera. ¿Por qué todos tenían calzado deportivo? ¿Era la tarjeta de presentación de un asesino serial?



Los estudios de ADN dieron lugar a hipótesis más comunes, como el hallazgo de un hombre de Vancouver que estaba desaparecido y sufría una depresión profunda. "En unas pocas ocasiones, el pie izquierdo que se correspondía con el derecho apareció con pocos meses de diferencia", y permitieron identificar a un joven de 21 años en 2004, cuando fue denunciado como desaparecido.

Muchos de los pies no permitieron sospechar de un crimen. La policía dijo que "las autopsias indicaron que los pies no habían sido cortados mecánicamente, sino separados por los procesos naturales del medioambiente marino".

La explicación parece inclinarse hacia los materiales con que se fabrican los modernos calzados deportivos, que permiten la conservación en las aguas frías durante tanto tiempo. Y, por cierto, su capacidad de flotar.








Más de interés