Víboras: por Moisés Madariaga


Publicado: 18 DE ENERO, 2021



RASCARLE LOS HUEVOS AL...



Cada que vas al convivio, al restaurante, a la tienda, a una reunión o simplemente sales a caminar un poco, equivale a que le rasques los “huevos al Tigre”; pero, por otra parte, estamos habituados a vivir en libertad y, por tanto en sociedad. Quedarnos en casa es punto menos que impensable, sería tanto como vivir en nuestra propia prisión.



ANTES QUE LA SALUD, EL INTERÉS



Es muy variada nuestra forma de pensar. Ha quedado de manifiesto que el pensamiento social, colectivo se mueve en función de nuestros intereses o conveniencias. Son los tiempos de Coronavirus.



Con casi 150 mil muertes reconocidas oficialmente por nuestro gobierno, aunque se estima que han ocurrido muchas más, el COVID no solamente ha evidenciado el deteriorado sistema de salud con el que –a la fecha– cuenta nuestro país, partiendo de lo fundamental, escasean las camas y el oxígeno para tratar a los pacientes.



NUESTRA RENUENCIA



Por otro lado, lo más importante, como sociedad quedamos al desnudo cuando ignoramos las advertencias de la propia autoridad de mantenernos en casa, de utilizar cubreboca, lavarnos las manos y usar gel. Somos renuentes para todo ello, porque creemos que el COVID no va a darnos o porque, en el “mejor” de los casos seremos asintomáticos.



SOMOS NOSOTROS



No es el gobierno federal, estatal o municipal el responsable de obligarnos a mantenernos en casa, sino de informarnos de las consecuencias, ya por todos conocidas.



Escucho repetidamente “a todos nos va a dar en algún momento” y tienen razón. Lo que no quiere la autoridad es que todos nos enfermemos al mismo tiempo, porque los hospitales colapsarían y no habría ni la capacidad ni los recursos para atender a tanto paciente de golpe y porrazo.



HOSPITALES DESBORDADOS



Muestra de lo anterior se está viviendo en la Ciudad de México, donde se supondría que tienen todo al alcance: hospitales, personal médico y medicamentos, pero lamentablemente no es así. Médicos y enfermeras llegan en camiones o avión todos los días para apoyar a los profesionales de la salud que tienen más de diez meses atendiendo sin descanso a tantísimas personas contagiadas.



Obviamente esos médicos y enfermeras están fatigados, lo que tampoco entendemos como sociedad.



SUCEDERÍA LO IMPENSABLE



No quiero ni imaginar el tamaño de la catástrofe que sería en estos momentos la capital de país si sucediera un terremoto como el de 1985 o una explosión similar a la de San Juan Ixhuatepec de 1984. Una verdadera locura.



LA CRUDA REALIDAD



Vi el fin de semana pasado un reportaje que muestra la cruda realidad que se vive en la ciudad gobernada por Claudia Sheinbaum: personas muriendo en sus propios domicilios, a falta de una cama de hospital o por falta adecuada de cuidados médicos.



No se trata de colores o de partidos políticos. Se trata de la realidad. Veía en los comentarios de redes sociales gente que opina nada más porque siente amenazada su “conquista política”... “¿a poco es culpa del gobierno que sea diabético, este gordo o sea hipertenso?”, “el gobierno no lo enfermó fueron sus malos hábitos en la vida”; “ya le tocaba”, “estaba muy vieja para que aguantara”, entre muchas otras estupideces que preferí no seguir leyendo, ojalá que sus hijas, su esposa, su abuela o su madre no requieran de atención hospitalaria urgente y que la sociedad misma se los recrimine porque entonces sí, van a saber lo que es amar a Dios en tierra de indios.



FALTAN AGALLAS Y OXÍGENO



Amigos muy cercanos están padeciendo en estos momentos los estragos de la enfermedad; otros más solicitando con urgencia tanques de oxígeno para sus padres, para gente muy querida, que no encuentra ni en Guadalajara, Ciudad de México o Monterrey. ¿Qué nos podemos esperar en Puerto Vallarta?, no vivimos en un rancho pero tampoco en una metrópoli como las que acabo de mencionar que ya –en este momento– la pasan difícil.



Encontrar tanques de oxígeno o recargarlos es una verdadera odisea. Los concentradores de oxígeno están por las nubes, van de los 25 y hasta los 90 mil pesos, lo cual me parece una locura para una familia que puede llegar a ganar –cuando mucho– diez mil pesos mensuales ¿de dónde los saca?



LA PARADOJA



En Puerto Vallarta crecieron exponencialmente los contagios y, pregunto, la culpa de quién es... en tal caso de nosotros mismos. Repito, no es un tema de gobiernos, sino de responsabilidad cívica. Punto, no le busquemos siete pies al gato.



La playa de Los Muertos ayer lucía a reventar de paseantes y bañistas. Imagínese a la guardia nacional y policías pidiéndoles a las personas que a las tres de la tarde tenían que retirarse a su casa. Y me vuelvo a preguntar  ¿de qué sirve que cierren las playas a esa hora si la gente ya se expuso durante las horas previas?



EL PELÓN EN PROBLEMAS



En serios problemas se encuentra Luis Manuel Hernández Escobedo, quien fue detenido en el estado de Nayarit.



En contra del dirigente del Sindicato de Empleados y Trabajadores de la UAN (SETUAN), se cumplimentaron dos órdenes de aprehensión ambas en agravio del patrimonio de la propia Universidad Autónoma de Nayarit, mandamientos emitidos por Juez de Primera Instancia del fuero común.



LOS “PRESUNTOS” DELITOS



El primero de los procesos es por el delito de daño en las cosas agravado por incendio en archivo público, escuela y/o edificio público, por un monto de aproximadamente 7 millones de pesos. Es de recordar que en este proceso penal ya se tiene a 5 responsables sentenciados, e inició a denuncia de la propia UAN.



Y la segunda investigación se formuló por delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones, por un monto aproximado a los 17 millones de pesos, en agravio del patrimonio de la máxima casa de estudios nayarita. Carpeta de investigación que se trabajó en colaboración con la UIF de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, siendo iniciada por denuncia de la Auditoría Superior del Estado de Nayarit ASEN.



EN LOS TRIBUNALES



Miembros del SETUAN tomaron las calles en señal de protesta, sin embargo las evidencias en contra de su líder son abrumadoras. No es evidentemente un tema político sino criminal, por tanto serán los tribunales donde se dirimirán las causas que pesan en su contra.





Más de interés