Un obligado cambio de hábitos

La falta de ingresos por causa de la pandemia, ha forzado a la población a arriesgarse para sobrevivir, y además a cambiar su cultura de consumo
Publicado: 04 DE JUNIO, 2020



Ayer les comentaba un poco sobre los daños extras que trae toda tragedia, toda crisis, toda pandemia como la que estamos viviendo ahora, y miren me da gusto que el diputado del Partido de la Revolución Democrática, Eduardo Lugo López, precisamente ayer coincidía en el dato de que la pandemia del coronavirus ha provocado estragos entre las familias del municipio de Santiago Ixcuintla, aunque en realidad y con toda certeza les puedo decir que este flagelo no es un fenómeno propio del municipio de Santiago Ixcuintla, aunque claro, el legislador perredista, tiene todos los datos de una municipalidad que él representa en el congreso del estado.  



Incluso, el parlamentario local del sol azteca, refirió que a pesar de las recomendaciones del Sector Salud, existen casos en donde las personas no pudieron resguardarse en sus hogares por la necesidad de salir a trabajar, lo que es una verdad irrefutable, y que además se comprobó este lunes que acaba de pasar, cuando motivados por el anuncio del reinicio a la llamada “nueva normalidad”, media población de Tepic, regresó a las calles, fue tanta la población que se fue a las arterias capitalinas, que el propio gobernador del estado, tuvo que emitir un mensaje por las redes sociales, en donde advertía que con ese comportamiento, lo que se podía lograr, era el retorno al confinamiento por otros 15 o 30 días.



Pero retornando al comentario del diputado del sol azteca, que aunque no se puede negar que el coronavirus sí ha pegado, como tampoco se puede negar que existen muchos casos ya,  e incluso se tiene el registro de algunas muertes, todo esto, no ha impedido que en ocasiones  la gente no se cuide, no se resguarde  en su casa y con todos los riesgos del mundo, se van a buscar el ingreso de dinero, se van a buscar la forma de sobrevivir trabajando, y es que la mayoría de las personas andan al día por día, entonces es muy difícil guardar la cuarentena en estos lugares, de acuerdo a la opinión del legislador, una opinión sumamente creíble considerando la situación que vivimos.



Por otra parte, y continuando con el tema de los ingresos, Lugo López reveló que en el municipio de Santiago Ixcuintla ya se empieza a sentir la crisis económica, de hecho ya se empieza a vivir, no hay trabajo, pero afortunadamente el gobernador del estado,  Antonio Echevarría García tuvo a bien lanzar el programa de apoyo mano con mano, sobre todo ayudándole a los campesinos porque Santiago es evidentemente agrícola y entonces este programa sin duda que aliviará un poquito en darles empleo y que tengan la oportunidad de adquirir semilla certificada, además del apoyo de los pequeños y medianos comercios para darle empleo a la gente, es un muy buen programa de apoyo a la ciudadanía y  por la forma en que está estructurado, no hay duda de que  este programa en algo va a ayudar a reactivar la economía en el estado de Nayarit.



Igual que en todo el estado, señala el  diputado  Eduardo Lugo López,  que después del 1 de junio, en el municipio de Santiago Ixcuintla la sociedad salió a las calles y esto puede provocar un incremento de casos de personas contagiadas por el COVID-19.



Y aquí si preocupa este comportamiento al legislador, quien considera que esto podría provocar un repunte en  los contagios, sólo queda esperar que no se vayan a ir a las alturas las cifras de contagios y se empiece de nuevo con los encierros, con los confinamientos, con todo aquello que precisamente nos tiene en modo austero, esto porque cesaron las actividades no sólo económicas, sino culturales, sociales, comerciales, y con las medidas sanitarias, estamos queriendo retornar pero con seguridad, un retorno del aislamiento paulatino pero para siempre.



La realidad está a la vista, no es sólo el legislador del sol azteca, quien la ve, la gran realidad es que el confinamiento ha provocado un impacto sin precedentes en los ingresos de las familias mexicanas que derivó en un cambio en sus hábitos de consumo priorizando productos básicos de marcas más asequibles y dejando de lado categorías como snacks, refrescos, tabaco y bebidas alcohólicas.



Miren este dato que señala que el 91% de los mexicanos ha visto un impacto negativo en sus ingresos, mientras que el 58% ha visto una reducción en sus ingresos de al menos el 60%, de acuerdo con el estudio “Covid-19: reinicio forzado al consumo básico” realizado por la consultora EY.



Dicho eso, el 65% de los consumidores en México de los niveles socioeconómicos bajos han tenido que reducir su consumo de bienes esenciales debido a sus bajos ingresos”, señala la investigación de Parthenon de la consultora.



El estudio consideró a más de 7,000 consumidores mexicanos  entre el 9 de abril al 23 de abril para entender la situación que están enfrentado, y conste que en esta fecha en que se realizó la encuesta, muchos de los encuestados, aun no sufrían el embate completo de la crisis económica, y aun así, respondieron en forma dramática.



La investigación detectó las distintas etapas por las cuáles atravesaron los consumidores durante la cuarentena que reflejaron cambios en el consumo de diversas categorías:



Compras de pánico



La compra masiva de papel higiénico fue la primera señal de que las compras de pánico habían comenzado, pero también incrementaron de manera significativa la adquisición de leche, pan de caja empacado y latas de comida.



Las ventas de latas de atún se incrementaron 3 veces en las primeras tres semanas de la cuarentena, algunos de mis queridos lectores, han de recordar si es que fueron a algunas de las llamadas super tiendas o tiendas de conveniencia en Tepic, que en los anaqueles donde se vendía el atún, decía claramente que sólo se permitía llevar 3 latas de atún por persona, es decir la gente se “paniqueó”-como dicen los milenials, y se lanzó a comprar comida pensando en una posible escases.



Por cierto que en esos primeros días, también las ventas de mobiliario para trabajar en el hogar como sillas de oficina, reguladores y aires acondiciones se vieron disparados. Sin embargo, mientras el pánico se fue desvaneciendo  el acaparamiento disminuyó y categorías como juegos de mesa y pesas también iban disminuyendo”.



Reducción en ingresos



Los mexicanos  comenzaron a gastar menos en algunas categorías de productos  derivado de un menor ingreso por la crisis sanitaria, por lo tanto su estilo de vida cambio y comenzó la escasez.



El impacto ha sido mayor en los hogares de menores ingresos, el 72% de los mexicanos, están consumiendo pocos productos básicos. Contrario a los consumidores de clase media y alta no están disminuyendo de manera tan abrupta sus ingresos como los que están comprando menos.



Casi el 30% de los encuestados ha cambiado su preferencia por marcas más baratas  y ese número incrementa hasta un 55% dependiendo de la categoría.



Muchos consumidores también han optado por la sustitución de productos: por ejemplo, 22% no ha comprado postres (pasteles, pies, etc)  desde que el confinamiento comenzó. Este efecto se ve sustituido por categorías como galletas y galletas saladas en donde la gente está buscando un sustituto más barato para satisfacer su  necesidad de postres. Por otro lado, encontraron que el 91% de los encuestados en México  están reduciendo el consumo de ropa y cosméticos al mismo tiempo que la cuarentena hace que estos productos sean menos relevantes.



Otras categorías como el tabaco y bebidas alcohólicas también fueron afectadas, en donde un 36% de los consumidores frenaron la compra de estos productos en conjunto… pues si la cosa no es tan sencilla como parece…Dios nos ayude…hasta mañana





Más de interés