Toca el SNTE las fibras del proceso educativo



26 DE JUNIO, 2019

** No todo es un maestro y los alumnos
** La falta de infraestructura educativa perjudicó de tal manera a los miles de estudiantes y maestros, que hoy se sabe que este es un factor que incide en el proceso de aprendizaje

POR GUILLERMO AGUIRRE

Pues miren qué bueno que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE por sus siglas, no se anduvo por las ramas, ni utilizando la diplomacia para no molestar a nadie, o evadiendo la realidad de la situación que se vive en México en materia educativa, la realidad de las grandes carencias que no son de hoy, sino que se vienen arrastrando y la dirigencia nacional del SNTE, en el marco del segundo día de audiencias convocadas por el Congreso de la Unión para la integración de las leyes secundarias en materia educativa, aprovechó el espacio y el tiempo concedido, llevando el líder sindical de esa organización, ALFONSO CEPEDA SALAS, la voz denunciadora de parte de la gran problemática que vive el proceso educativo en el país.

Así que el líder nacional del SNTE, de entrada, así sin miramientos y a mansalva, les dijo a los legisladores que una mejor infraestructura de las escuelas es indispensable para que alumnos y profesores puedan desarrollar al máximo sus capacidades, y pues oigan, esta declaración, o advertencia de las necesidades que tienen en muchas escuelas del país, es no sólo una información de algo que hemos llegado a ver como normal, y me refiero a la carencia de buena estructura física, es también la denuncia y defensa contra aquellos que sólo se limitan a la acusación precoz contra todo lo que huela a magisterio, a maestros, a escuelas, a docentes.

ALFONSO CEPEDA SALAS, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), recordó que aproximadamente 20 por ciento de las escuelas urbanas del país no tienen agua entubada, drenaje o fosa séptica, y en algunos casos carecen de energía eléctrica, situación que se agudiza en las zonas rurales e indígenas.

Claro que el dirigente sindical magisterial, tiene toda la razón, no miente en sus palabras, pues es cosa de ver una escuela pública especialmente si es del sistema federal, para comprobar el deterioro en sus instalaciones, desde luego, hay sus contadas excepciones, que es cuando los padres de familia tienen un director de esos que levantan el ánimo y logran motivar a los padres y madres de familia, y entonces empiezan a poner desde bebederos de agua, hasta cambiar las lámparas, y pintar paredes, corregir goteras, y otros desastres que el tiempo y a veces los malos materiales para construcción, provocan, pero en escuelas en donde en primer lugar no hay recursos porque los asistentes son niños provenientes del campo, de zonas en donde se vive de las cosechas anuales mal pagadas, entonces ahí, sólo resta ser testigo del paulatino deterioro de los planteles escolares, no hay dinero extra para arreglar puertas caídas, vidrios quebrados, bardas destrozadas, etcétera, etcétera.

Y si a todo lo anterior usted le agrega salones en donde los rayos del sol dan de lleno, deslumbrando a los niños, y provocando un calorón infernal, ni qué decir que hubiera un aíre acondicionado, un ventilador de techo, es posible cuando la escuela tiene recursos de parte de sus alumnos, o los padres de éstos, de ahí en fuera, verá usted el motivo por el cual sin ninguna comodidad básica, es difícil aprender con facilidad las enseñanzas escolares.

Y conste, que todavía no les he dicho de los salones escolares en donde el profe o la maestra, usan de pizarrón una tabla o una lámina de esas en donde las compañías refresqueras anuncian sus productos y dejan un espacio para que los restaurantes o tiendas, pongan el menú o las cosas que ofrecen, de ese pelo puede usted encontrar una escuela con esos pizarrones en escuelas de ranchos apartados de la periferia, de la llamada civilización.

En otras ocasiones y si las escuelas en ruinas, tienen un pizarrón de esos tradicionales de madera pintada en fondo negro, entonces como a veces no hay bardas, pues tienen que colgar el pizarrón de una soga del techo, o bien ponerlo sobre un tambo de esos abandonado o unas cubetas de pintura vacías.

En fin, como bien dice el líder nacional del SNTE, esto de la falta de buena y confortable estructura

Es “una problemática que han pasado los sexenios y no se soluciona; ahí (en las zonas rurales) la mitad, o más de la mitad de las escuelas, están sin servicios como los citados arriba, que consisten básicamente en que aproximadamente 20 por ciento de las escuelas urbanas del país no tienen agua entubada, drenaje o fosa séptica, y en algunos casos carecen de energía eléctrica, situación que se agudiza en las zonas rurales e indígenas, servicios que son elementales para que los niños y maestros tengan las condiciones que se requieren para elevar la calidad de la educación.

En el marco del segundo día de audiencias convocadas por el Congreso de la Unión para la integración de las leyes secundarias en materia educativa, el líder sindical destacó que dignificar los espacios escolares es una de las iniciativas que maestros del SNTE presentaron este martes en el Senado de la República.

“Se puede hablar mucho de mejorar la educación, pero mientras no se puedan realmente dignificar los espacios educativos, será muy difícil que esto suceda”, aseguró.

Añadió que la conectividad es otro aspecto fundamental en la nueva era, para lograr la competitividad educativa.

Y quizá les suene un tanto paradójico el siguiente dato, pero en los últimos 4 años el gobierno mexicano ha gastado más de 47.500 millones de pesos, unos US$2.400 millones, para mejorar los edificios de sus escuelas.

Por cierto esta es la mayor inversión de la historia para el mantenimiento de los planteles que se consiguió con la cotización de bonos de deuda en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Pero sucede que el dinero invertido que son 47 mil 500 millones de pesos, no es suficiente para mejorar la evaluación del sistema educativo del país, y esto dicho con datos concretos y pesados, ya que se sabe que entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México tiene el peor desempeño en el aprendizaje de ciencias, lectura y matemáticas.Sin embargo, cuatro años y miles de millones de pesos después, el país sigue en el último lugar en la evaluación educativa de la OCDE. Y es que el dinero, por sí solo, ha sido insuficiente coinciden especialistas y autoridades.

De hecho, según organizaciones civiles existen por lo menos cuatro temas que mantienen el rezago en el sistema educativo del país, estos cuatro temas son, en primerísimo lugar, las Malas condiciones de las escuelas, luego vendrían los problemas en la capacitación de los maestros, en un tercer lugar, el control de la disidencia sindical en los instituciones educativas en cuatro estados y el cuarto y último tema culpable del rezago de la educación en el país, sería la exclusión que padecen miles de alumnos que no pueden concluir sus estudios.

Pero hablemos del mantenimiento…Hasta ahora, la inversión histórica en el presupuesto se concentra en dar el mantenimiento que por varios años dejó de aplicarse a los planteles.

Un tema urgente de atender pero es sólo un paso.

En el país existen miles de escuelas sin baños o en condiciones deplorables.

"El rubro de infraestructura es el que tiene avances más visibles, hay una diferencia importante con respecto a lo que se hacía", aunque esto no significa que el problema esté resuelto.

Cierto que el cambio sí se nota, de un abandono y ausencia histórico bestial ahora hay un mínimo de infraestructura que no es la adecuada, tardará en llegar al resto del sistema.

Mejores maestros con todo el proceso de capacitación y de evaluaciones que se realizan junto con el concepto de mejores escuelas, es lo único que puede dar resultados tangibles en este momento.

Pero luego tenemos el problema de todos los sexenios, el Dinero es insuficiente para salvar a todas las escuelas, la calidad de los planteles es una parte del rezago en el sistema educativo mexicano.

Cuando empezó el sexenio pasado que presidía el señor ENRIQUE PEÑA NIETO, no estaba claro el número de escuelas –ni sus condiciones de operación- que existían en el país.

Un censo realizado durante más de un año en casi todo el país reveló que casi la mitad de los 150.000 planteles no tenían drenaje.

Además, una quinta parte carecía de agua potable y en más de 40.000 no había baños o electricidad., esto es para empezar, pero si le rascamos poquito, nos encontraremos siempre con este tipo de información de las escuelas oficiales…en fin, vamos a ver quién gana, la advertencia ya está puesta…hasta mañana


Más de interés