Sinaloa. 3 mil 700 trabajadores de la salud han dado positivo al COVID-19

Personal médico denuncia que los contagios se deben a la falta de equipo de protección.
Publicado: 24 DE SEPTIEMBRE, 2020



A seis meses de la pandemia y a 90 días del regreso a la nueva normalidad, en Sinaloa se ha registrado un total de 3 mil 739 casos de personal de la salud infectado por COVID-19.



De acuerdo al reporte epidemiológico de la Secretaría de Salud de Sinaloa con fecha al 6 de septiembre, el 40 por ciento del personal que dio positivo se encuentra en el municipio de Culiacán, esto representa un total de mil 529 trabajadores de la salud.



Mientras que el 19 por ciento es originario de Ahome, es decir, 725 casos. Mazatlán es otro de los municipios con alto número de personal de salud infectado, con un total de 639 casos. El resto se encuentra distribuido en los 15 municipios faltantes.



De acuerdo a las cifras, en el estado han habido 987 médicos positivos a COVID-19 desde que dio inicio la pandemia el pasado 26 de marzo.



Así como mil 597 enfermeras, 82 laboratoristas y 39 dentistas. Además de mil 34 trabajadores de otras áreas de la salud, como personal de intendencia, de farmacia, radiólogos, trabajadoras sociales y personal administrativo que, pese a la pandemia, no han dejado de laborar al no ser considerados como población vulnerable.



La institución pública que mayor número de casos tiene es el Seguro Social, con un total de mil 832 trabajadores contagiados de coronavirus. Le sigue el personal que labora en la Secretaría de Salud, donde pertenecen los hospitales generales, con un total de mil 341 casos.



El Issste ha registrado en la plataforma de salud un total de 253 casos de COVID-19 entre su personal de salud. Los hospitales privados registran 56 trabajadores contagiados. El resto del personal labora para Cruz Roja, Secretaría de Marina, Secretaría de la Defensa Nacional y otras instituciones de salud públicas o privadas.



En el estado han fallecido 47 trabajadores de la salud debido a la agresividad con la que atacó el COVID-19 a su organismo. De estos casos 26 han sido médicos, 9 enfermeras, 10 otros trabajadores de diferentes áreas de la salud, un dentista y un laboratorista.



Los decesos en su mayoría ocurrieron entre los médicos que estaban en el grupo de edad entre los 50 y 55 años.



Desde los primeros días después de la declaratoria de la pandemia, el personal que labora en hospitales con área Covid, se ha pronunciado por la falta del equipo adecuado para prestar la atención a los pacientes sin correr riesgos de contagio.





Más de interés