Naufraga CFE la ''Empresa de Clase Mundial''

Pues parece que el señor Manuel Bartlett, resultó una nulidad al frente de la CFE; ahora el presidente sugiere que las empresas “cooperen”, para pagar la quiebra de esa institución, esa es “la nueva normalidad”, dice
Publicado: 06 DE JULIO, 2020



Pues aunque a usted le parezca increíble que sufra quebranto  una empresa de clase mundial, o empresa de 100, como nos recalcaba la publicidad de la Comisión Federal de Electricidad, pues  ocurre que también estas empresonas  quiebran, aunque técnicamente y utilizando un modismo muy bello, le llaman “utilidad negativa”, todo un eufemismo para no decir claramente que sus cuentas están por los suelos y que sus finanzas, van de mal en peor y la empresa está arruinada.



Pues resulta que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) perdió 121,799 millones de pesos (mdp) durante el primer trimestre de 2020.



Este resultado negativo es 858% mayor comparado con el mismo periodo de 2019, cuando la compañía que dirige Manuel Bartlett Díaz perdió 12,709 mdp, de acuerdo con su reporte de resultados financieros enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).



La empresa productiva del Estado atribuyó las pérdidas  a la debilidad del peso frente al dólar, que se depreció 29%.



Los ingresos de la compañía eléctrica repuntaron 2.7%, a 125,165 millones de pesos.



Los ingresos por venta de energía se presentan constantes en marzo de 2020 en comparación con 2019, manteniendo una tarifa y consumo de volumen similar”, se apuntó.



La compañía dijo que el costo de combustibles para generar electricidad cayó 42% ante una mayor disponibilidad  de gas natural con la que reemplazó el uso de combustóleo y carbón.



Por otra parte, y para que ustedes vean que esta empresa de clase mundial, llamada CFE y que de paraestatal, le cambiaron el nombre a “EMPRESA PRODUCTIVA”, nunca podrá salir de sus pasivos, de sus pérdidas,  de su mala administración, sólo dense cuenta de los compromisos laborales que tiene, ya que  informó que cuenta con 92,064 trabajadores activos, 74,150 permanentes, 14,774 temporales, 3,240 eventuales y 59,966 jubilados, con las puras jubilaciones tiene para nunca salir de sus deudas, aparte de tener que pagar a más de 92 mil trabajadores, quincenalmente.



Todavía a inicios de la segunda semana del mes de mayo,  Manuel Bartlett, Director General de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), señalaba con cierto “optimismo”, o resignación optimista,  que la empresa tendría  una pérdida de 40 mil millones de pesos en lo que resta del año por la disminución de la demanda de energía de la industria y el comercio, paralizadas por el Covid-19 y por la decisión institucional de mantener el subsidio a la población que está confinada en sus hogares, sin importar el incremento de su consumo.



Bartlett Díaz consideraba  que esa pérdida la tendrían que afrontar porque lo fundamental es que la CFE cumpla con la misión social que se le asignó desde sus inicios, que es generar electricidad sin fines de lucro, a precios bajos y en beneficio de las mayorías.



Ese era digamos un cálculo optimista, aunque llamar optimista a una pérdida de 40 mil millones de pesos, no es como para enorgullecerse y presumirlo, sin embargo, en menos de un año, en tan sólo el primer trimestre del presente año, es decir, en los meses de enero-febrero-marzo,  la Comisión Federal de Electricidad (CFE) perdió 121,799 millones de pesos, ¿Cuáles 40 mil millones de pesos, en todo el año?, digamos que perdió tres veces más de lo calculado para todo un año, pero en tan sólo los tres  primeros meses del año.



Ante la situación tan crítica de la empresa de 100, o de clase mundial, como se autodenomina la Comisión Federal de Electricidad, dice el señor presidente de los mexicanos, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, que justo es que empresas privadas compartan pérdidas con CFE



El Presidente aseguró que en el sexenio pasado el plan era dejar a la Comisión Federal de Electricidad con solo el 20 por ciento de mercado eléctrico nacional, por lo que consideró justo que en la actual crisis compartan pérdidas.



En efecto, al saber los datos negativos de la empresa productiva de clase mundial, el  presidente Andrés Manuel López Obrador consideró justo que empresas privadas compartan las pérdidas generadas en la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por la entrega de contratos “leoninos” a las empresas privadas con la finalidad de que la empresa productiva del Estado recupere terreno en el mercado.



Según el Presidente, la intención del gobierno pasado en conjunto con las empresas, era que para el 2024, la CFE solo tuviera el 20 por ciento de participación en el mercado energético mexicano.



“Se firman esos contratos leoninos, pues yo creo que es justo que en una circunstancia distinta los revisemos ¿o toda la pérdida va a ser para el pueblo?, ¿qué?, ¿no podemos compartir algo? Esa tiene que ser la nueva actitud, todos poner algo y eso es parte de la nueva normalidad, son los cambios, desde luego con apego al Estado de derecho, sin violar la Constitución, las leyes, pero buscando entendernos”, dijo el señor presidente, en una conferencia de prensa el pasado mes..



Explicó que al tomar posesión del gobierno, el mercado eléctrico estaba dividido 50-50 con la iniciativa privada y la intención es que la CFE recupere terreno y los porcentajes queden 54-46, es decir, se mantiene la participación privada, pero con una empresa estatal fortalecida.



“Si lo dejamos a los particulares no vamos a poder cumplir con el compromiso de que no aumente el precio de la luz, porque los particulares, ya se demostró, van por la ganancia, por la utilidad. ¿O en este tiempo que privatizaron no aumentó el precio de la luz? Claro que aumentó”, agregó, el jefe del poder ejecutivo federal.



Por ello, dijo que va a cumplir con sus compromisos de campaña de no aumentar la luz ni en términos reales el precio de las gasolinas, del diésel, ni del gas, “pero para eso necesitamos poner orden y que nos ayuden las mismas empresas a entender que son otras circunstancias”, expresó el jefe de la nación.



Mientras tanto,  Bartlett Díaz recalcó en entrevista replicada por diversos medios, que llegó a dirigir la CFE con la encomienda del presidente Andrés Manuel López Obrador de rescatar a esa empresa pública, ya que desde Carlos Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto se avanzó en medidas encaminadas a desaparecerla y dejar el servicio eléctrico en manos de empresas extranjeras.



Eso sí, el director general de la CFE, dejó muy claro, que lo que no se puede hacer es dejar de cobrar el servicio como piden algunos gobernadores y sectores de la derecha. La electricidad tiene un costo alto y además CFE debe pagar los sueldos de 93 mil trabajadores, así como miles de barriles diarios de combustóleo, más 3 mil millones de pies cúbicos de gas diarios y 15 millones de toneladas de carbón al año, señaló MANUEL BARTLETT.



Lo cierto es que es el exceso de empleados de la CFE y sus onerosas prebendas y canonjías que el SUTERM ha “conquistado” no a la “Empresa de Clase Mundial” no, a ti, y a mí, que somos los que pagamos las altas tarifas eléctricas.



En algunos países, el manejo de las plantas que generan electricidad es semi automático, por no decir que casi totalmente automatizado, esto significa que hay muy poco personal,  en algunos países como Japón, digamos que hay cero personal, pero en México, vayan por ejemplo a Chicoasén ( 2480 MW) y hay no menos de ¡500 “trabajadores! Lo mismo sucede con Angostura, Malpaso, Peñitas, Infiernillo, Caracol, Aguamilpa, , El Cajón, vamos hasta las pequeñitas como Bacurato y Comedero, que son bastante recientes (puesta en marcha a fines delo 80’s) tienen



personal y ¡mucho!. Chicoasén, Caracol, El Cajón, Aguamilpa, Bacurato y Comedero son todas más recientes que Okutatagari en Japón, y  todas ellas, podrían ser automáticas ¿Por qué diablos no lo son? La respuesta es por el SUTERM, que se opone, y así seguirá la CFE, hundiéndose cada vez más…hasta mañana





Más de interés