La rareza de reconocer a los que lo merecen



15 DE AGOSTO, 2019

** Se lució la doctora Rocío Flores
** En un mundo en donde se premia a los drogueros, a los delincuentes, a los que nunca cumplen con sus obligaciones ciudadanas civiles, se vio raro que se premiara a los alumnos excelentes de la Derecho de la UAN.

POR GUILLERMO AGUIRRE

Pues qué excelente evento tuvo ayer la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Nayarit, cuya directora es la doctora ROCIO FLORES VELAZQUEZ, en el marco del 50 aniversario de nuestra alma mater, un evento realizado ayer en el teatro del IMSS, en donde se reunieron los alumnos sobresalientes de Derecho de la UAN y sus familias y en donde primeramente el nayarita por adopción, arbitro de nivel mundial, hoy ya retirado de las canchas, MARCO ANTONIO RODRIGUEZ, mejor conocido como “CHIQUIMARCO”, también brilló al impartir la conferencia “Más allá de la letra”, en la que el silbante hizo un recuento de su actividad en las canchas de futbol, con un enfoque aplicado al compromiso y responsabilidad que como profesionales del derecho adquieren desde hoy aquellos que han decidido aplicar las leyes en beneficio de una sociedad más justa.

En forma inteligente el arbitro que fue conocido como el CHIQUIMARCO, cuando pitaba juegos de futbol, hizo una metáfora entre la aplicación del reglamento de futbol en las canchas, y la aplicación justa de las leyes por parte de quienes estudian esta especialidad, es decir de las similitudes entre el arbitraje y el derecho, ambas disciplinas con una percepción histórica negativa pero también con amplias oportunidades para que la actividad que regulan se desarrolle en un ámbito de ética y legalidad.

En su oportunidad, la doctora Rocío Flores reconoció la amplia trayectoria de Marco Antonio Rodríguez, que si bien es cierto no nació en Nayarit, fue adoptado desde su adolescencia por esta tierra, a la que siempre ha demostrado un cariño especial, y hoy es un referente del arbitraje mexicano a nivel mundial, la directora de la Unidad Académica de Derecho de la UAN, aprovechó el momento, para resaltar la importancia de esta charla, que sirve de motivación para los jóvenes que ingresan a la carrera de derecho quienes este lunes reiniciaron ya sus clases.

Así que el evento tuvo como objetivo principal que la Unidad Académica de Derecho entregara reconocimientos a los alumnos más sobresalientes, los que obtuvieron los promedios más altos en el ciclo que recién concluyó, en los diferentes grados de estudio de la licenciatura, tanto del sistema escolarizado como del semiescolarizado, acto mediante el cual se premió el esfuerzo en aulas y en las actividades complementarias de la carrera, como estímulo también para los alumnos de reciente ingreso y que han sido llamados ya “la generación del cincuentenario”.

Y vaya que es sumamente importante que en nuestro país, y ayer, en el estado de Nayarit, se reconozca a la gente que hace esfuerzos, que se aplica, que se afana, que lucha a diario para ser mejor, y digo esto porque no cabe duda que en México, estamos cayendo en la cultura de reconocer a los incumplidos, a los drogueros, a los trácalas, a los tranzas, etcétera, etcétera.

Usted lo ve cuando por ejemplo entes oficiales, digamos como los sistemas de agua potable de algunos municipios, realizan programas de captación de dinero, de captación de usuarios incumplidos, rebajándoles deudas de 10 o 20 años, a cambio de pagar un año, o a veces hasta menos…qué cree usted que sienta un usuario del SIAPA por ejemplo, que año con año va y hace cola para pagar su recibo en forma anual, para que no le falte agua, y para ayudar al SIAPA, a recuperar efectivo para sus gastos, cuando a los que le presumen que nunca han pagado, cubren todo su saldo con el pago equivalente a un mes, a veces a un año, pero nada qué comparar con quien ha pagado en su vida de usuario del agua, el equivalente a unos 15 o 20 mil pesos, con alguien que con pagar 800 pesos, ya se puso al nivel del cumplido.

Pero este es no es todo el ejemplo, ahora nos encontramos con la novedad de que se está planeando con la cuarta transformación, que los niños de primero, segundo y no se sabe todavía si el tercero también, del nivel de primaria, no tengan que hacer ningún tipo de examen para pasar de año, es decir que sea una especie de continuación del jardín de niños, del kínder, que los niños vayan a la escuela los primeros años, sólo a aprender algo más, sin el problema de que los padres los pongan a estudiar por el temor de que los reprueben, ya no habrá más reprobados, ni preocupaciones de los padres indolentes por mejorar la educación y la entrega de sus hijos en la escuela primaria.

Ustedes creen que con este tipo de planes, algún padre se sentirá estimulado a animar a su hijo a que sea el mejor, además el mejor en qué, si ya todos pasaran en automático.

Y que les parece que a los pillos hoy se les otorgue el perdón, tan sólo por un pequeño error en el correspondiente proceso, el debido proceso le dicen técnicamente a soltar a pillos de carrera, nomás porque alguna cosita de la averiguación no estuvo bien hecha, no obstante que el resto de un expediente tenga todo en regla.

En fin, digo todos estos ejemplos porque ya en nuestros tiempos es difícil que se premie la excelencia, que se premie lo mejor, que se premie lo sobresaliente, y qué bueno que la doctora ROCIO FLORES VELAZQUEZ, se anime a seguir realizando estos eventos, eventos en donde se reconoce a lo más excelente del nivel académico, cuando menos el materia de leyes, de la escuela de Derecho.

Si hablamos de la definición de excelencia en general, tendríamos que decir que la excelencia es una virtud, un talento que día con día se trabaja, es dar lo máximo en cuanto a calidad y se sale de las normas ordinarias.

Es también un objetivo para el estándar de rendimiento, lo que está cerca de convertirse en una gran persona.

Hoy en día, cuando nos referimos a la excelencia académica es referirse a los estándares de alta calidad que las instituciones educativas buscan en los ámbitos no sólo locales, sino fuera de sus campus; es también elevar el potencial intelectual de cada uno de los estudiantes, quienes pueden fijarse metas.

Pero ojo amigos y amigas, esto de lograr la excelencia no es como enchilar una tortilla, o sea como dice el dicho, no es “enchílame esta gorda”, en alusión de que hay cosas que no cuestan ningún esfuerzo sobresaliente, ni extraordinario, pero en materia de excelencia, creo firmemente que la perfección o excelsitud es un trabajo en equipo: padres de familia, maestros y alumnos.

Y es que sin lugar a dudas, la familia juega un papel primordial, pues significa la columna, es la primera red de apoyo, quienes se han encargado de que el alumno haya llegado hasta este momento y sea una persona de bien, con carácter para vencer las adversidades y la tenacidad para buscar la excelencia.

Pero hay otro factor que suele pasar desapercibido, y esto lo digo con tristeza, porque este factor es quien nos lleva a logros que nunca imaginamos hacerlos por nuestra cuenta, se trata de Los maestros, estos son lo que se encargan de darle a los estudiantes las herramientas necesarias para que el alumno pueda seguir formando su camino hacia la perfección, que fomente su curiosidad y creatividad, que nunca se conforme, que explore todas las posibilidades y que siempre logre sobresalir.

Y finalmente los alumnos son los que tienen en sus manos la decisión día a día de quedarse como un estudiante promedio o ser uno que alcance la excelencia, que con las herramientas que le ha dado su familia, sus maestros y su universidad logren ese nivel al que se aspira.

Por lo tanto, la excelencia académica no es un “sitio” al que se llegue solo, son muchos los actores que intervienen, se involucran y ayudan a alcanzarla.

Por eso les digo, que el evento que realizó la doctora en derecho ROCIO FLORES VELAZQUEZ, debe seguir, porque este evento resume el esfuerzo de todo un equipo que quizá aunque sus protagonistas-padres, maestros y alumnos- nunca se reunieron para evaluar cómo iban con el participante, aun así cada uno hizo la parte que le correspondía…hasta mañana


Más de interés