Cuando el gozo se convierte en tristeza

** El accidente de Mesillas y otros más
** Lo que parecía serían unas maravillosas vacaciones, se convirtieron en un trágico accidente en donde quedan muchas preguntas por contestar.

Publicado: 19 DE JULIO, 2019



POR GUILLERMO AGUIRRE

Por supuesto que el accidente ocurrido ayer por la mañana, al parecer poco antes de las siete, de la mañana, nos conmovió al igual que conmovió a la comunidad nayarita que se enteró de este percance ocurrido a la altura del poblado de Mesillas, del municipio de Compostela, digo esto para no entrar en detalles del accidente, del cual dará cuenta completa la sección policiaca y ya desde temprano dio detalles nuestro sitio de noticias nnc.mx.

Pues el caso es que en esta terrible desgracia hasta el último reporte iban confirmados 12 muertos, e inicialmente se habló de 44 heridos, luego la cifra de heridos fue bajando, seguramente por aquellos que lograron sacar golpes leves y pronto estuvieron dados de baja de los centros de atención.

Claro, cuando escuché que eran 44 heridos, y 12 fallecidos, sume a 56 personas aparte del chofer, metidas en un autobús de turismo, el simple número de pasajeros, así hayan sido niños que venían sentados en las piernas de sus padres, o personas sentadas en banquillos en los pasillos del camión, ya era un riesgo en sí.

Para antes debo decirles que el camión accidentado venía del estado de Aguascalientes, y al parecer de la ciudad capital con el mismo nombre, con ese número de personas que se dijo venían a vacacionar al bello lugar de Rincón de Guayabitos, alguien metió la versión de que iban rumbo a Puerto Vallarta, pero la verdad es que se accidentaron en la carretera que va de Tepic a Vallarta, pero los afectados, heridos y muertos, tenían la intención de llegar a Rincón de Guayabitos, a pasar este fin de semana ahí, pero pues dice el dicho, “uno pone y Dios dispone”.

Me conmocionó este accidente sólo de imaginarme el gran número de niños que venían con sus padres seguramente, o sus familiares, los que de seguro habían puesto en su maleta sus trajes de baño, sus shorts, sus lente de sol, toallas, bloqueador solar, habían hecho planes de subirse a la famosa “banana”, que suele tumbar a sus pasajeros dentro del mar, pero siempre bien asegurados con sus chalecos, sólo de pensar que algunos de los que venían en el camión de turismo, habían ahorrado o incluso habían pedido un crédito para salir a vacacionar aprovechando que los niños y jóvenes están de vacaciones de sus escuelas, y que todo este gusto, estos planes de alegría, el gozo del viaje al salir de la terminal de Aguascalientes, terminó en un breve momento en que aparentemente el carro se quedó sin frenos, esto dicho por algunos de los pasajeros que sobrevivieron, quienes relataron que el chofer del ómnibus, cuando vio que no podía controlar al gigantesco vehículo, sólo atinó a gritar: “váyanse para atrás, recórranse para atrás “, no se si esta medida fue algo desesperado al ver que había mucha gente apretujada o no se, quizá esto sirva cuando un carro se queda sin frenos.

Tan sólo de imaginarme que los que minutos antes, venían platicando, venían pensando en que pronto estarían nadando en las bellas aguas de rincón de Guayabitos, mientras que otros quizá venían calmando a sus niños que les decían que ya tenían hambre, que querían desayunar algo, ya estaban a menos de una hora de su destino final, así que los que contaban anécdotas de pasados viajes hechos y platicaban maravillas de la playa, de las ramadas en donde se venden muy buenos mariscos, de pronto, vieron que el camión no se detenía en ningún lado, pero segundos después, sintieron que el carro raspaba unas vallas metálicas, para luego irse a un barranco, para luego salirse de la carretera, dando vueltas y quedando prácticamente destrozado.

Seguramente el momento fue horrible, terrible, lleno de pánico, primero un silencio breve, además por la hora del suceso no había mucho tráfico en la carretera federal número 200, así que luego del silencio breve, siguierion las lágrimas, los gritos, pedidos de ayuda, personas inconscientes, entre los heridos, un niño que se había quedado sin brazo, mutilado de uno de sus brazos, estaba muy oscuro a la hora del accidente, así que ni siquiera podían ver en donde estaba el brazo del pequeño, que manaba sangre y corría el riesgo de fallcer.

Todo esto nos deja varias lecciones, la primera es que si después del peritaje correspondiente, en efecto e carro se quedó sin frenos, esto es sumamente grave, porque un carro, un autobús de pasajeros que lleva en su interior más de 50 personas, no puede salir a carretera, menos a un viaje tan largo, como era este de Aguascalientes a Nayarit, concretamente a Guayabitos muy cerca de Puerto Vallarta, sin una revisión verdaderamente exhaustiva de todos sus sistemas de funcionamiento, y además de sus partes vitales, como las llantas, las luces, esto sin que una revisión con seguridad y en forma profesional de los frenos, sea parte obligada de inspección antes de cada viaje que haga un autobús, cualquiera que sea su giro, sea de transporte de línea, o dedicados al turismo, como el que ayer tuvo la desgracia en comento.

Eso por un lado, porque por el otro lado, de no ser cierta la versión de los frenos, y el accidente fue por la impericia del conductor que no conoce la turbulenta carretera que va de Tepic a Puerto Vallarta, y se perdió en las curvas que abundan en este camino, en esta vía, entonces estamos hablando de irresponsabilidad de parte de la empresa que realizó la excursión.

Ciertamente, ya se ha dicho hasta el cansancio de que la construcción, la terminación de una autopista de cuota que vaya de Tepic a Puerto Vallarta, como la que ya se está haciendo pero que viene por el lado de Jala, es ya una necesidad, una urgencia, mucho retraso en las obras, muchos alegatos, pero en resumen, sigue pendiente de entregarse esta obra, que seguramente evitará muchas muertes en el futuro.

Ahora bien, según la información inicial, el chofer del camión, fue asegurado y detenido por elementos de la policía federal, probablemente esto les sirva de consuelo a algunos, a los que piensan que se debe castigar al conductor de ese carro que se convirtió en un carretón de la muerte, pero les pregunto: ¿ sirve de algo tener en la cárcel a ese chofer?, ¿ quita el dolor de los fallecidos el detener al chofer?, en esencia no, probablemente sirva de algo y para algunos afectados, el saber que el responsable del camión, que no de la tragedia, está en la cárcel, pero será sólo eso, nomás un consuelo de castigo, de desquite, porque una cosa puedo asegurar, que el chofer del camión, del autobús de turismo, jamás quiso ni por asomo, ni por chiste, ni por vacilada, que ocurriera este accidente.

Y es que la palabra accidente engloba muchas cosas, incluso legales, y dado este desenlace, recuerdo ahora también con tristeza, en una ocasión que un avión , un jet que venía de Estados Unidos, por cuestiones climáticas no pudo aterrizar en la ciudad de Guadalajara Jalisco, donde era su destino final, así que para no regresar el vuelo, la torre de control decidió hacerlo que aterrizara en la ciudad de Puerto Vallarta Jalisco, en donde el jet hizo la maniobra, la empresa había decidido que para que no se quedarán los pasajeros a dormir en Puerto Vallarta, contratar camiones de pasajeros que estarían esperando el arribo de los pasajeros en Puerto Vallarta, para de ahí trasladarlos a la ciudad de Guadalajara Jalisco, todo iba saliendo según lo planeado, uno de los grupos que llegó, fue acomodado en uno de los camiones, para antes debo decirles que todos los camiones iban a seguir la ruta de Puerto Vallarta- autopista de San Pedro Lagunillas, y Chapalilla, para de ahí, de la altura de Chapalilla, volver a tomar la autopista Tepic-Guadalajara.

Pues como les decía, todo parecía ir bien, los pasajeros anhelaban ya llegar a Guadalajara Jalisco, pero uno de los carros que traían pasaje, en la autopista San Pedro-Chapalilla, en una de las tantas curvas que existen en esa vía, perdió el control y fue a parar a un barranco.

Los testigos del accidente, de este accidente, dijeron que las escenas eran dantescas, que como el camión se fue al fondo de un barranco, dicen que en el inter de irse hasta abajo, fue lanzando pasajeros, a los lados del barranco, mientras rodaba y rodaba, dicen que en algunos árboles había partes de cuerpos humanos, incluso cabezas de personas que ahí quedaron atoradas.

Y claro, ya imaginarán ustedes la cara de terror, de dolor, de aquellos que estaban esperando a sus familiares procedentes de Estados Unidos, familiares que nunca llegaron…Dios nos cuide en nuestro diario andar…hasta mañana



Más de interés