"España ha conseguido lo que Estados Unidos no ha podido"



16 DE SEPTIEMBRE, 2019

La prensa estadounidense se rinde a los de Sergio Scariolo: "España ya tiene su Redeem Team, el equipo que ha vengado al que perdió en 2014".
Acabó el Mundial y todavía parece un sueño, si se vuelve la vista a cualquier punto del verano antes del 31 de agosto, el oro cosechado por una Selección española fantástica, que cerró el torneo invicta (8-0) y que, ya casi una hoja de ruta obligada con Sergio Scariolo, fue de menos a más y alcanzó su mejor nivel, por físico y por juego, en los momentos determinantes del torneo.


Seguramente en ningún sitio se vio con tanta envidia el éxito español como en Estados Unidos, donde el Team USA regresó con un pírrico séptimo puesto después de un verano marcado por unas ausencias que esta vez sí fueron decisivas. Los estadounidenses perdieron dos partidos (Francia, Serbia) y pudieron perder otro (Turquía). Son muchas las voces que aseguran que los Mundiales serán un hermano todavía más pobre de los Juegos Olímpicos, donde las estrellas sí quieren jugar en representación de la NBA y su país, ahora que la FIBA ha colocado los dos torneos en veranos consecutivos.

EE UU sí tendrá, a priori, un equipo temible en Tokio 2020, pero por ahora ha tenido que volver a casa con la certeza de que la experiencia y la cohesión de los mejores equipos del entorno FIBA son difíciles de igualar en proyectos tan a vuelapluma... si el talento no es absolutamente excepcional. Suele serlo... pero desde luego no lo era esta vez. Joe Vardon lo resume así en el titular de su artículo para The Athletic: “España logró lo que Estados Unidos no pudo conseguir en el torneo”. Para este periodista, Marc Gasol representó el compromiso que en su país han echado de menos: “Marc no pidió a los Grizzlies que le traspasaran a los Raptors, pero el pívot de 34 años sí tomó él la decisión de jugar este Mundial con España (...). A Marc no le podía importar menos quién había ido al Mundial de Estados Unidos y quién no, estaba ocupado paseando con el balón de la final. Su intención era regalárselo a sus hijos”. Además, recuerda las palabras de Sergio Scariolo, que no quiso hacer sangre del campeón caído: “Tengo un respeto enorme a la selección de Estados Unidos. Ahora todo el mundo les falta al respeto pero tenemos que dar las gracias a la federación estadounidense y a la NBA. Es un honor estar por delante de ellos en la clasificación. Para el próximo verano mi respeto volverá a ser máximo”.

El veterano Marc Stein insistió en una vía similar en el New York Times, apuntando a la experiencia de España y Argentina y a lo improbable que parecía que esa fuera la final antes de la disputa del Mundial: “El equipo de España era a priori mucho más débil que los que llevó a los Juegos Olímpicos de 2008 y 2012, cuando tuvo opciones legítimas de batir a Estados Unidos en las dos finales. Pero tanto esta España como esta Argentina del Mundial eran equipos que exudaban química, dureza y conocimiento del juego. Eso son rasgos que la EE UU de Gregg Popovich había estado buscando desde que puso en marcha su concentración: tener un grupo de jugadores que funcionaran como una unidad compacta (...) En cuanto acabó el partido, Marc Gasol le pidió el balón a los árbitros, lo abrazó y lo besó. España, de pronto, tenía su Reedem Team, el que ha vengado la dura derrota en cuartos de 2014, un torneo en el que todos esperaban que como anfitrión fuera el rival más duro de EE UU”.

Para Sam Quinn, de CBS, nadie debería cometer en Tokio 2020 el error de subestimar a España, si es que alguien tiene la tentación aunque vaya a llegar como campeona del mundo: “Aunque de entrada se le había descartado en los pronósticos en el Mundial, ahora España llegará a los Juegos Olímpicos de 2020 como una de las mayores amenazas para la selección de Estados Unidos. Sus jugadores pueden ser ya más veteranos, pero entre ellos y los argentinos han demostrado lo importante que es en estos torneos esa experiencia. España va a seguir estando ahí una buena temporada”.

Finalmente, Brian Windhorst calibró en ESPN el estado de los jugadores NBA (récord: 54) que han pasado por el Mundial y destacó el papel de Bogdan Bogdanovic (Kings), Evan Fournier (Magic), Patty Mills (Spurs), Aaron Baynes (Suns), Tomas Satoransy (Bulls)... y los españoles Marc Gasol (Raptors) y Ricky Rubio (Suns). Del pívot, que defenderá título en Toronto, destacó una vez más el compromiso con España tras una temporada agotadora: “Sólo pasó una semana desde que acabaron las Finales de la NBA y su llegada a la concentración de la Selección, lo que hace más impresionante su nivel en el Mundial”. Y de Ricky, el MVP del torneo, que ha mostrado un nivel de juego y una madurez que le pueden situar ante los mejores años de su ya larga carrera en EE UU: “Ya es uno de los jugadores con más experiencia en los torneos de selecciones y jugó con una visión y una agresividad que estuvieron a la altura de ese bagaje. Si lleva ese nivel a la nueva temporada NBA, dará un enorme impulso a los Suns”.

En Arizona, donde Ricky estrenará contrato de tres años y 51 millones, también se frotan las manos con el nivel del base de El Masnou. En el Arizona Central, Duane Rankin señala lo positivo que ha resultado lo que han visto en este Mundial para los Suns: “Ricky se une a una nueva familia en Phoenix, una que no llega a los playoffs desde 2010 y que lleva cinco temporadas seguidas con balance negativo. Su fichaje respondió a la necesidad de buscar experiencia y estabilidad en el puesto de base. Y aunque no jugarán los playoffs la próxima temporada, los Suns deberían ser un equipo mejor con Ricky. No es élite en su puesto como Stephen Curry, Damian Lillard, Kyrie Irving o Russell Westbrook. Pero en la franquicia creen que puede ser una pieza que ayude a dar pasos para lo que debería ser el regreso a playoffs en el futuro”.


Más de interés