''Trabajadoras sexuales siempre han sido víctimas de abuso en Tepic''

Mara Rojo, presidenta de la Asociación Ser Libre, recuerda que antes eran las propias autoridades quiénes abusaban sexualmente de las sexoservidoras a cambio de dejarlas trabajar, sin embargo hoy el principal enemigo de este sector es el COVID-19 que mantiene a más de 300 trabajadoras sexuales confinadas en sus hogares.
Publicado: 21 DE AGOSTO, 2020



Mara Rojo, presidenta de la Asociación Ser Libre en el estado de Nayarit, dio a conocer que como consecuencia de la educación machista que prolifera en el estado de Nayarit, los gay, transexuales y trabajadores sexuales,  en diversas ocasiones han sido victimas de abusos sexuales y violencia física,  por parte de los hombres.  



Incluso, Mara Rojo reveló que en pasadas administraciones municipales, los agentes de la policía municipal de Tepic obligaban a las trabajadoras sexuales a realizarles diferentes “favorcitos ” a los uniformados y si las mujeres no accedían eran encarceladas y acusadas de diversos delitos.



Al respecto Mara Rojo expresó: “hace mucho teníamos ese problema que a las trabajadoras sexuales, los policías, las extorsionaban en esos tiempos y las formas en que las extorsionaban era cuando les pedían favores sexuales principalmente a cambio de dejarlas trabajar, ya que en ese tiempo no teníamos tantas libertades y éramos victimas del sistema y no teníamos la libertad de transitar libremente en el Estado y las chicas tenían que ceder porque si no cedían las metían a la cárcel y te dejaban ahí hasta 72 horas cuando bien les iba y si no pagaban la multa”.



Sin embargo, Mara Rojo reveló que en la actualidad, la situación para las trabajadoras sexuales en el estado han cambiado un poco: “fíjate que la situación cambió un poco, ya son otros motivos por las que son agredidas mis compañeras, ya no es lo mismo en este instante, ahora ya las agreden por otras situaciones, es decir,  si las encuentran en las calles las obligan a regresar a sus casas y esto sucede por la pandemia, es decir, las trabajadoras sexuales deben de estar en sus casas, no deben de estar saliendo”.



Mara Rojo,  expresó que en la actualidad son más de 300 sexoservidoras las que ante el riesgo de contraer el virus del COVID-19 han dejado de ejercer el oficio más antiguo de la humanidad: “pero además, una de las principales razones por las que no salen es porque no hay mucha gente en las calles, pero aparte no circula el mismo dinero que antes circulaba en estas fechas en otros años y  si no hay dinero no hay quien las rente tampoco”.



Antes de concluir la entrevista, Mara Rojo reveló que los costos por los servicios de una sexo servidora en la capital del estado van desde los 300 hasta los mil 500 pesos.





Más de interés